null: nullpx
Opiáceos

El trabajo en la construcción conlleva otro peligro: un mayor riesgo al abuso de drogas

Estos hallazgos sugieren que se necesitan programas de prevención y reducción de daños para prevenir la adicción y mortalidad relacionadas con las drogas.
30 Oct 2019 – 12:44 PM EDT

La epidemia de opioides es una de las mayores crisis de salud que enfrenta Estados Unidos, y no ha mostrado signos de disminución. La industria de la construcción se ha visto particularmente afectada por esta plaga, ya que los trabajadores en este campo se encuentran entre los más vulnerables al abuso de opiáceos, según un nuevo informe.

El estudio publicado en la revista Drug and Alcohol Dependence señala que los trabajadores de la construcción tienen más probabilidades de consumir drogas que los de otras profesiones, según los hallazgos del Centro de Investigación sobre el Uso de Drogas y el VIH/VHC (CDUHR, por sus siglas en inglés) del Colegio de Salud Pública Mundial de la Universidad de Nueva York.

El trabajo en este sector es muy duro y exigente, lo que a menudo conlleva un intenso trabajo físico realizado en situaciones peligrosas. En particular, las lesiones causadas por el trabajo repetitivo y extenuante pueden conducir a un tratamiento o autotratamiento con analgésicos como la marihuana o los opiáceos.

Danielle Ompad, profesora asociada de epidemiología del Colegio de Salud Pública Global de la Universidad de Nueva York y autora principal del estudio, apunta que "los obreros de la construcción, la minería y la extracción, ayudan a hacer que nuestro mundo gire. Necesitamos asegurarnos de que puedan seguir trabajando y vivir la vida más saludable que puedan".

Ompad y su equipo basaron sus hallazgos en datos de encuestas federales recopilados entre 2005 y 2014. Compararon a los trabajadores de la construcción y la minería, 5.6% de los 293,500 encuestados, con los de otras 13 categorías laborales.

Advierten que los hallazgos no necesariamente significan que los trabajadores estén drogados en el trabajo.

Por otra parte, el uso de drogas también se asoció con el ausentismo laboral.

El estrés asociado con estos trabajos, tanto la naturaleza del trabajo como el hecho de que el empleo es a menudo temporal y precario, probablemente fomenta el uso de la marihuana para relajarse.

Los investigadores hallaron que las políticas de drogas en el lugar de trabajo parecen ser más efectivas para frenar el uso de la marihuana que el de la cocaína u opiáceos.Ompad dijo que estos trabajadores no deberían ser penalizados por usar drogas.

El nuevo estudio subraya la necesidad de programas para prevenir los daños relacionados con el uso de las drogas entre los trabajadores de la construcción y otras industrias con alto riesgo de lesiones. Aussem dijo que los médicos pueden ayudar guiando a los trabajadores lesionados hacia "opciones no farmacéuticas" como la acupuntura, el masaje y la fisioterapia.

"Ayudar a estos trabajadores y a otros que se encuentran en una situación similar requerirá un enfoque multifacético, que incluya la detección y el tratamiento del consumo de sustancias, así como el acceso a atención médica asequible para el tratamiento del dolor agudo y crónico", comunicó Aussem.


Distintas historias, un mismo problema: los rostros de la epidemia de opioides en EEUU

Loading
Cargando galería


RELACIONADOS:OpiáceosConstrucciónNueva York

Más contenido de tu interés