null: nullpx
Inmigración

Desde un púlpito en Harlem el Gobernador de Nueva York proclama acciones contra el odio

La policía estatal contará con una unidad especializada en atender los crímenes de odio. Además, el estado se asegurará de que los derechos de cada persona sean respetados, tenga recursos o no.
21 Nov 2016 – 8:18 PM EST

NUEVA YORK. - Que por ser negros les separaran de la congregación mientras alababan al mismo Dios, llevó a 12 mujeres y cuatro varones a fundar, hace 208 años, la iglesia bautista Abyssinian desde la cual el gobernador Andrew Cuomo compartió este domingo sus buenas nuevas contra el odio, el miedo y el racismo.

En un mensaje emotivo, con varias alusiones bíblicas y ninguna directa al presidente electo Donald Trump, el demócrata Gobernador de Nueva York anunció la creación de una unidad de la policía estatal especializada en crímenes de odio. El propósito es que cada denuncia sea investigada y que los responsables entiendan que cometieron un delito cuando ese sea el caso. "Un crimen de odio además de ser un pecado, es ilegal", explicó.

Cuomo recordó que ya existe una línea telefónica estatal, libre de cargos, en la cual los ciudadanos pueden denunciar incidentes de odio, acoso o discrimen. El número, reiteró es el 888-392-3644, donde por ahora hay personal disponible de lunes a viernes, de 9:00 a.m. a 5:00 p.m.

El Gobernador hizo un aparte para insistir en que cada persona, sin importar su estatus migratorio, tiene que llamar de inmediato a la línea 911 si se encuentra en una situación de peligro o si es testigo de algún crimen. "Mientras estén aquí, son neoyorquinos. Son miembros de nuestra comunidad y estamos para todos", recalcó.


Cuomo insistió en que es tiempo de tomar acción. "El estado de Nueva York cuenta con estrictas leyes contra la discriminación. En este estado es ilegal acosar y discriminar contra una persona por su raza, color, nacionalidad, sus antepasados, género, religión, prácticas religiosas, edad, impedimento o su orientación sexual. Somos tolerantes y no permitiremos que nuestras libertades sean menospreciadas", consignó en presencia del congresista Charles Rangel, quien en un mes se retira tras 46 años de servicio.

Otra de las medidas que proclamó desde el púlpito del reverendo Calvin O. Butts III, se trata de la creación de un fondo de emergencia que permita financiar asistencia legal para los inmigrantes.

Vea también:

Más contenido de tu interés