null: nullpx
Océanos

Controversia por la muerte de una ballena varada en Long Island

Vecinos de la bahía Moriches no entienden por qué tardó tanto en llegar la ayuda por parte de las autoridades federales.
23 Nov 2016 – 4:09 PM EST

NUEVA YORK. – Impotentes, desde la orilla, decenas de personas observaron este miércoles cómo veterinarios y expertos de la división de pesca de la Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglás en inglés) evaluaban la situación de la ballena que desde el pasado domingo lloraba al quedar varada en un banco de arena de la bahía Moriches, en Long Island.

Poco antes de las 3:00 de la tarde, un portavoz de la Fundación Riverhead para la investigación y preservación marina, confirmó que a la ballena jorobada, de 25 pies (7.6 metros) se le sometió al proceso de eutanasia, una muerte supuestamente sin dolor, porque según la revisión a la que fue sometida, ésta estaba muy enferma.

Un poco más tarde, los funcionarios de NOAA explicaron su decisión a través de un comunicado publicado internet. "El equipo de veterinarios que evaluó esta mañana la condición del animal reportó que éste se encontraba delgado, lánguido, con evidencia de haber sufrido daño neurológico y severos cortes que presentaban signos de infección. Tomando en cuenta esos hallazgos, la alternativa más humana era aplicarle la eutanasia, porque sus posibilidades de sobrevivir en su mundo eran mínimas. Se le inyectaron los medicamentos y a la 1:20 de esta tarde falleció".

En el mismo documento se indicó que el cuerpo de la ballena será sometido a una necropsia para conocer qué pudo haberle causado la muerte y ver si es posible evitar que ocurra una situación similar en un futuro.


En distintos videos publicados a través de las redes sociales, vecinos del lugar han dado rienda suelta a su coraje por cómo el gobierno federal trató la emergencia con el mamífero que se estima pesaba entre 15 y 20 toneladas. Aunque varias organizaciones e incluso el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, habían ofrecido recursos para liberar al animal, regulaciones federales impedían moverlo como se requería.

De acuerdo con personas en la zona, los expertos de NOAA tardaron demasiado en atender la emergencia, que a su juicio parecía poder resolverse pues era muy poca la distancia entre el banco de arena y el agua profunda que le hubiese permitido seguir su camino.


La ballena fue detectada en la bahía desde el 13 de noviembre, pero su comportamiento era cónsono con otras que buscan comida. Sin embargo, el pasado domingo, el animal no pudo salir del banco de arena donde quedó atrapado y no fue hasta este miércoles que al revirsarle se decidió poner fin a su agonía.

RELACIONADOS:OcéanosAnimalesAndrew CuomoRescatesLocal

Más contenido de tu interés