null: nullpx
Actividad de Pandillas

Cinco adolescentes asesinados en Long Island y la policía sigue buscando

Los restos del ecuatoriano Miguel García, desaparecido desde el 19 de febrero, fueron identificados el miércoles. Su madre, Carlota Morán, tuvo que ser hospitalizada cuando le confirmaron que su mayor temor era una realidad.
22 Sep 2016 – 5:58 PM EDT

MANHATTAN, Nueva York. - El 25 de febrero, seis días después de la desaparición de su hijo Miguel, la ecuatoriana Carlota Morán estaba desesperada. La policía no daba con el paradero del estudiante de noveno grado en Brentwood, Long Island, y la mujer pidió ayuda a Univision Nueva York para que más gente viera quién era su muchacho y si lo reconocía, la llamara para buscarlo.

Miguel García salió de su casa a las 7:00 de la noche del pasado viernes 19 de febrero a encontrarse con unos amigos. Afuera, la temperatura rondaba los 39 grados Fahrenheit (4 Celsius) así que Carlota Morán no anticipaba que tardara mucho en regresar; hacía frío. Pero el joven no volvió.

“Como madre presiento que, no sé, que quizás me lo tienen ahí, en un lugar… Veo cosas, como que me le están haciendo daño” soltó bañada en lágrimas Morán, en entrevista con Alex Roland. “Tantas cosas que uno se entera (que pasan) en este país; que cogen a los muchachos, que los quieren meter a las pandillas… Eso es lo que más yo temo, que me lo hayan cogido para eso”.


Casi siete meses después de esa entrevista, Carlota Morán vio este miércoles como su mayor temor se hizo realidad pues la policía tocó a su puerta para notificarle que los restos humanos recuperados en una zona boscosa localizada entre el boulevard Emjay y al norte de las vías del tren de la Long Island Raildroad, fueron identificados como los de Miguel García. Del golpe, la mujer tuvo que recibir asistencia médica y este jueves sigue hospitalizada.

El suyo es el hogar más reciente de los cinco que se han vestido de luto en Long Island en menos de dos semanas, con los asesinatos de jóvenes estudiantes, todos menores de 18 años, y los cuales la policía sospecha está relacionados con actividad de pandillas.


El pasado viernes, en la misma zona donde fueron localizados los restos de García, la policía descubrió la osamenta de Oscar Josué Acosta, el joven salvadoreño de 19 años que el 29 de abril salió de su casa y no regresó.

Su madre, María Arias, dijo en aquéllos días a Rolman Vergara que le preocupaba el hecho de que su hijo salió de la casa sin dinero, sin nada. Detalló que hacía como un año y medio que su hijo le había contado que lo invitaron a formar parte de una pandilla, pero él les había dicho que no. “No quería que viniéramos para Brentwood, no sé si fue porque no se metió en la pandilla”.

Entrada la tarde del jueves, la policía seguía revisando la zona en la que aparecieron estos dos cuerpos. Preliminarmente se indicó que ambos fueron asesinados y que detectives interrogan a un presunto miembro de la Mara Salvatrucha 13, MS-13, al detuvieron pero no en relación con alguno de estos casos.

Tanto en sus casos como en el del doble asesinato de las estudiantes de la misma escuela en Brentwood, Nisa Mickens y la dominicana Kayla Cuevas, sospechan que están relacionados con actividad de pandillas. Sin embargo, hasta el momento, no hay ningún arrestado en Brentwood, en el condado de Suffolk de Long Island.


Tampoco se han producido arrestos relacionados al asesinato del joven salvadoreño Josué ‘Joshua’ Guzmán, estudiante del décimo grado en Mineola, en el condado de Nassau de Long Island.

A Guzmán, de 15 años, lo asesinaron a balazos el pasado lunes 12 de septiembre.

Vea también:


Más contenido de tu interés