null: nullpx
Inmigración

Sessions felicita a Miami-Dade por dejar de ser santuario y arremete contra Chicago

El fiscal general convirtió un discurso en Miami con el que pretendía felicitar a ese condado por cooperar con las autoridades migratorias en una reprimenda contra las ciudades que considera que "protegen" a los criminales indocumentados.
16 Ago 2017 – 7:15 PM EDT

MIAMI, Florida.- Como un profesor de colegio que destaca en la palestra a los buenos alumnos de la clase y pone en evidencia a los malos, el fiscal general, Jeff Sessions, aprovechó su visita a Miami este miércoles en la que tenía previsto felicitar a ese condado por su colaboración con las autoridades migratorias federales, para arremeter contra Chicago, que este mes demandó al gobierno por la amenaza contra las ciudades santuario.

En su discurso en el Puerto de Miami junto al director interino del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), Thomas Homan, Sessions pidió a las autoridades locales del país que sigan el ejemplo del condado de Miami-Dade de "castigar y no proteger" a los delincuentes.

"Estoy muy impresionado cada vez que vengo aquí: la ciudad no para de crecer, los negocios florecen y recientemente leí que Miami-Dade es una de las jurisdicciones más seguras del país", afirmó el fiscal general al recordar la década de los 80, en la que la ciudad de Florida era asociada con el tráfico de drogas y la violencia.


"Estoy aquí para anunciar que Miami-Dade cumple completamente (con la ley de inmigración federal) y que es elegible para los dólares de la ayudas federales", anunció ante el alcalde del condado, Carlos Giménez, quIeN se convirtió en marzo en el primero en cambiar sus políticas por las amenazas del presidente Donald Trump a las ciudades santuario.

Ahora, el condado espera recibir unos 500,000 dólares en fondos federales a cambio.

Halagos a Miami, críticas a Chicago

Pero el tono de la celebración se convirtió en reprimenda cuando decidió arremeter contra las ciudades que no han cumplido con los requisitos federales y que, a su juicio, prefieren tomar "una posición política" en vez de garantizar la "seguridad" de la ciudadanía.

"En Chicago, una ciudad con casi exactamente la misma población de 2.7 millones de personas que Miami-Dade, más de 433 personas han sido asesinadas desde principios de año. Más del triple que en Miami", aseguró.

Sessions también lamentó la demanda de Chicago al Departamento de Justicia por el recorte de 3.2 millones de dólares de fondos federales que deberían estar destinados a equipar a sus policías en cumplimiento de la política de Donald Trump de reducir fondos federales a las jurisdicciones "santuario".

Esta misma semana, el estado de California y la ciudad de San Francisco interpusieron demandas similares en contra de la intención de la administración Trump de bloquear los fondos a las ciudades santuario.

En ese sentido, el fiscal general afirmó que no asignará recursos a "aquellas autoridades locales que no ofrezcan seguridad a sus ciudadanos" y recordó que el compromiso que él hizo con Trump fue "reducir el crimen en Estados Unidos".

"Sentimos como si la policía estuviera esperándonos para deportarnos"

La semana pasada, el alcalde de Miami-Dade anunció que el gobierno federal había decidido sacar a su condado de la lista negra de los territorios santuario por un cambio de políticas que ordenó en marzo.


Hasta entonces, el condado se negaba a atender a los pedidos del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) para detener temporalmente a presos que están en el país ilegalmente y que ellos buscan deportar, a menos que el gobierno federal le reembolsara el gasto por la detención extendida.

El propio Giménez, nacido en Cuba, citó entonces el memorando de Trump al justificar su decisión y se convirtió en el primero en dar marcha atrás a políticas de protección a inmigrantes. Pero la decisión fue muy controvertida en una ciudad en la que más del 66% de la población es hispana, según el censo.

Por eso, mientras Sessions hablaba en el Puerto de Miami, un grupo de inmigrantes y activistas se manifestaban en el centro de Miami. "Con la visita de hoy de Jeff Sessions, nuestra vida tomará otro rumbo. Sentimos como si la policía estuviera esperándonos para deportarnos", le dijo a Univision Noticias la inmigrante nicaragüense Carmen Ruiz.

"Lo que Giménez no dice es que la gente a la que están deportando últimamente es por manejar sin licencia y no es justo. No es algo que queramos ver en este país", afirmó por su parte Julio Calderón, un inmigrante indocumentado.

*Con la colaboración de Nicolás Hernández

Mira también:

En fotos: Con su marido detenido por ICE, esta inmigrante se ha puesto al frente del taller de llantas familiar

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:InmigraciónLocal

Más contenido de tu interés