publicidad
La activista colombiana Dian Alarcón se abraza a una mujer durante una protesta contra la separación de familias inmigrantes en Miami.

Miami-Dade, primer condado en cambiar sus políticas por amenazas de Trump a ciudades santuario

Miami-Dade, primer condado en cambiar sus políticas por amenazas de Trump a ciudades santuario

La cruzada del presidente contra las ciudades santuario llevó al alcalde Carlos Giménez a pedir que se cumpla con las solicitudes de detención temporal de inmigrantes de ICE. Trump lo felicitó públicamente, pero los inmigrantes de Miami lo consideran una "traición" de sus autoridades.

Inmigrantes protestan en la alcaldía de Miami Dade por el anuncio de no apoyar las ciudades santuario Univision

MIAMI, Florida.- El alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, pidió este jueves a las cárceles de este condado del sur de Florida que cumplan con las solicitudes federales de detención de inmigrantes, según informa el diario Miami Herald.

La decisión se produce un día después de que el presidente Donald Trump firmara una orden ejecutiva que debilita a las ciudades santuario al establecer un recorte de sus fondos federales si continúan refugiando a indocumentados.

El propio Giménez cita el memorando de Trump en la carta que envió al departamento de prisiones y, con esta decisión, el condado se convierte en el primero en dar marcha atrás a políticas de protección a inmigrantes para evitar que Trump cumpla sus amenazas.

"Debido a las disposiciones de la Orden Ejecutiva, le ordeno a usted y a su personal que cumplan con todas las solicitudes de detención de inmigrantes recibidas del Departamento de Seguridad Nacional”, le escribió el alcalde del condado al director interino del Departamento de Prisiones y Rehabilitación, Daniel Junior.

Felicitaciones de Trump y condena de los inmigrantes

Trump no tardó en felicitar a Giménez por la medida en su cuenta de Twitter: "El alcalde de Miami-Dade levanta una política santuario. Decisión correcta. Fuerte", tuiteó.

Pese a que hasta ahora Miami-Dade no era considerado santuario para los indocumentados, el condado se ha negado a pedidos del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) para detener temporalmente a presos que están en el país ilegalmente y que ellos buscan deportar, a menos que el gobierno federal le reembolsara el gasto por la detención extendida.

Desde la investidura de Trump, el alcalde Giménez afirmó rotundamente que Miami no se sumaría a las denominadas "ciudades santuario", un término amplio para hablar de las jurisdicciones que se niegan a cooperar con las autoridades federales para aplicar las leyes de inmigración usando sus propios recursos.

Sin embargo, un documento del inspector general del Departamento de Justicia incluía a Miami-Dade en la lista de territorios que “limitan o restringen la cooperación con ICE”.

Carlos Gimenez.
Carlos Gimenez.

Eso se debía principalmente a una resolución aprobada por el condado de Miami a finales de 2013, que obligaba al gobierno federal a reembolsar al condado el dinero correspondiente a los arrestos de indocumentados como condición para que las autoridades locales respeten las órdenes de detención ('detainers') de ICE.

El temor al recorte de fondos a las ciudades santuario —contemplado en la nueva orden ejecutiva con la que el gobierno pretende resguardar al país de los inmigrantes indocumentados— ha hecho que el condado de ahora marcha atrás.

Y eso les ha valido una fuerte condena de las organizaciones de inmigrantes que han convocado una manifestación este viernes a las puertas de la oficina del alcalde para condenar lo que consideran una "traición" a su comunidad.

publicidad

"Esa política (la resolución de 2013) fue aprobada para proteger a la comunidad inmigrante de una agencia federal que estaba fuera de control usando las fuerzas del orden locales como una red de arrastre para expulsar a inmigrantes y familias separadas", escribió la coordinadora de Inmigración de American Friends, Lis-Marie Alvarado, en la convocatoria de la protesta.

"Nunca se trató de dinero, sino de proteger a familias", afirmó.

Por su parte, la activista María Bilbao ve la orden ejectuva de Trump como un "ataque" a la comunidad migrante: "Es lamentable que el alcalde Giménez se esté uniendo a estas olas de ataques racistas que causan pánico entre la gente".

“El temor a perder fondos federales es una excusa del alcalde Giménez para hacerle un favor al nuevo presidente vendiendo a la comunidad inmigrante", sostuvo por su parte Jonathan Fried de la organización inmigrante WeCount! de Homestead, en el sur de Florida.

Fried lamenta que mientras numerosos alcaldes en todo el país han prometido defender a los inmigrantes y luchar contra los planes de deportación masiva de Trump, un alcalde inmigrante como Giménez, que es de origen cubano, en una de las ciudades con mayor porcentaje de inmigrantes del país "se pliegue sin pelear".

Miami-Dade es un condado receptor de inmigrantes. Según el censo, más del 66% de la población es hispana y más del 72% de sus habitantes aseguran hablar un idioma distinto al inglés en sus casas.

Relacionado
Protesta en el sur de la Florida en noviembre de 2016 para solicitar a l...
¿Por qué Miami-Dade, uno de los condados más latinos de EEUU, no quiere ser santuario para los indocumentados?
Algunas ciudades se han puesto a la vanguardia en la defensa de los inmigrantes ante la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. En Miami, donde más del 66% de la población es de origen hispano, algunos lamentan el poco compromiso de las autoridades locales con los indocumentados.

Vea también:

En fotos: Este es Versailles, el mítico restaurante de Miami donde el exilio cubano celebró la muerte de Castro

En fotos: Este es Versailles, el mítico restaurante de Miami donde el exilio cubano celebró la muerte de Castro
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad