null: nullpx
Inmigración

El alcalde de Miami consiguió lo que quería: su condado no es considerado santuario por el gobierno de Trump

En enero, el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, se convirtió en el primero en cambiar sus políticas por las amenazas de Trump a las ciudades santuario. La semana pasada, el departamento de Justicia le confirmó que su condado sí cumple una ley federal que obliga a compartir información sobre la identidad de inmigrantes indocumentados que detienen.
7 Ago 2017 – 6:41 PM EDT

MIAMI, Florida. - Más de siete meses después de que el alcalde Carlos Giménez se convirtiera en el primero en cambiar sus políticas por las amenazas del presidente Donald Trump a las ciudades santuario, el Departamento de Justicia confirmó que el condado de Miami-Dade no se encuentra en la lista de quienes evitan compartir información sobre la identidad de inmigrantes indocumentados que detienen.

En una carta firmada por el asistente del fiscal general en funciones Alan Hanson el pasado 4 de agosto, se puede leer que, en función a los materiales provistos por el alcalde Giménez, "no se encontraron evidencias de que el condado de Miami-Dade no cumple con la sección 1373" de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, que obliga a cada jurisdicción a comunicarle al gobierno sobre el estatus migratorio de cualquier persona en su territorio.


"Miami-Dade es elegible para la Byrne JAG", escribió Mike Hernández, portavoz del alcalde Giménez en su cuenta de Twitter en referencia a los fondos federales que el gobierno condado prevé pedir y que podrían estar en juego si el gobierno de Trump los metía en la lista de "santuarios". Según el diario Miami Herald, esos fondos podrían alcanzar los 480,000$ este año.

Sin embargo, no está claro que el cambio de esa política fue la que hizo que Miami-Dade no estuviera incluida en la 'lista negra' del gobierno de Trump, ya que Miami-Dade nunca había sido considerada santuario para los indocumentados.


Sólo un día después de que el presidente Trump firmara una orden ejecutiva que amenazaba con retirar fondos a a las ciudades santuario, el alcalde Giménez pidió a las cárceles de su condado que cumplan con las solicitudes federales de detención de inmigrantes.

Hasta entonces, Miami-Dade se negaba a atender a los pedidos del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) para detener temporalmente a presos que están en el país ilegalmente y que ellos buscan deportar, a menos que el gobierno federal le reembolsara el gasto por la detención extendida.

El propio Giménez, nacido en Cuba, citó el memorando de Trump al justificar su decisión, con la que se convirtió en el primero en dar marcha atrás a políticas de protección a inmigrantes.

La decisión de Giménez generó una fuerte condena de las organizaciones de inmigrantes en un condado receptor de inmigrantes. Según el censo, más del 66% de la población es hispana y más del 72% de sus habitantes aseguran hablar un idioma distinto al inglés en sus casas.


Mira también:


"Sin manos no hay tomates": las razones de los trabajadores para protestar el 1 de mayo (FOTOS)

Loading
Cargando galería


RELACIONADOS:InmigraciónLocalDeportaciones

Más contenido de tu interés