Elecciones 2018

Llamadas que se burlan de Andrew Gillum agudizan el debate racista en las elecciones a gobernador de Florida

En un mensaje automatizado que recibieron por teléfono varios residentes de Florida, se escucha a alguien que se identifica de manera falsa como el candidato demócrata a la gobernación, Andrew Gillum, y en el fondo suenan tambores y monos. Al parecer provienen de un podcast de supremacistas blancos que también se acreditan llamadas automáticas de este tipo en Iowa y California.
2 Sep 2018 – 5:55 PM EDT

El candidato demócrata a la gobernación de Florida, Andrew Gillum, aseguró este domingo que las llamadas automatizadas donde se burlan de su raza que están recibiendo los residentes del estado son "profundamente lamentables" y no quiere que esta contienda electoral se convierta en una de insultos y donde la raza sea utilizada como un arma.

Gillum reaccionó de esta manera durante una entrevista con CNN en la que fue cuestionado por estas grabaciones que reportó primero el The Tallahassee Democrat y retomaron los medios nacionales.

En las llamadas, suena un mensaje pregrabado de 78 segundos en el que alguien que se identifica de manera falsa como el candidato Gillum, hablando con un acento de afroamericano exagerado y racista mientras de fondo se escuchan sonidos de jungla y tambores. En la grabación esta persona pide el apoyo de los electores haciendo absurdas promesas en defensa de "nosotros los negros".

Entre otras cosas, el locutor menciona que pasará una ley permitiendo que los afroamericanos evadan el arresto "si el 'Negro' está seguro de que no hizo nada".

Las llamadas, que según el equipo de campaña de Gillum comenzaron el viernes, terminan con el aviso de que son pagadas por The Road to Power (La ruta hacia el poder), un podcast de video con sede en Idaho. No está claro cuántas personas han recibido este mensaje.

"Esto es reprochable y solo puede ser obra de alguien interesado en avivar el odio y ganar publicidad", indicó el portavoz de la campaña de Gillum, Goeff Burgan, en un comunicado. Burgan dijo desconocer la amplitud de las llamadas, pero señaló que solo ha escuchado sobre ellas en Tallahasseee, donde Gillum es alcalde.

"Podemos tener diferencias entre las ideas y lo que pensamos que merece la gente de Florida, pero lo que no quiero es que esta contienda se convierta en una de insultos. Quiero asegurarme de que no la 'racialicemos' y, francamente, usemos como arma la raza como parte del proceso", señaló este domingo el candidato demócrata.

Gillum agregó que por eso ha llamado al candidato republicano, Ron DeSantis, a que sobresalga entre esas cosas, pues las personas están tomando como ejemplo los comportamientos tanto de él como del presidente Donald Trump.

Racismo en la contienda

DeSantis dice ser ajeno al podcast de las llamadas. Stephen Lawson, portavoz de la campaña de DeSantis, describió esos mensajes como "absolutamente terribles y repugnantes".

"Ojalá que quien esté detrás tenga que responder por este acto despreciable", afirmó Lawson en un comunicado.

Y es que el oponente de Gillum entró de inmediato a formar parte de esta polémica porque la contienda por la gubernatura de Florida ya tenía una fuerte carga racial antes estas llamadas automáticas. Durante una presentación en Fox News después de las elecciones primarias del martes, el aspirante respaldado por el presidente Donald Trump usó una expresión que algunos han considerado racista ('monkey up') para alertar que, de salir elegido su rival demócrata, –quien pretende convertirse en el primer gobernador negro de Florida– se arruinaría el estado.

DeSantis señaló que "lo último que nos hace falta es disponernos a intentar la adopción de una agenda socialista con grandes aumentos de impuestos y provocar la quiebra del estado".

El equipo de campaña de DeSantis salió a defenderlo tras la polémica creada, diciendo que el legislador no se refería a las políticas de Gillum ni a él mismo con la referencia a 'monear' las cosas. Además, señalaron que el candidato usa a menudo la controvertida expresión y que en ningún caso hacía mención directa a la raza de su contrincante político, explicación que no ha satisfecho a la campaña del demócrata.

Aunque 'monkey up' es una expresión usada en el inglés del sur de EEUU para denotar desorden, muchos han dicho que usarla cuando DeSantis tiene a un contrincante negro al frente resulta ofensivo.

Al ser preguntado si considera que su oponente es racista, Gillum ha dicho: "No lo he llamado racista, pero en mi opinión, su retórica tiene que bajar de tono".

El propio gobernador de Florida, Rick Scott, también ha reaccionado diciendo que no hay cabida para el racismo en estas elecciones.

"No hay espacio para políticas racistas aquí en Florida, en absoluto. Florida es un crisol de personas de todo el mundo y estamos orgullosos de eso. No será tolerado ningún intento de dividir a las personas por su raza o etnia, de parte de nadie. ESTO SE DETIENE. AHORA", escribió Scott en su cuenta de Twitter.

Gillum, de 39 años y alcalde del Tallahassee, capital de Florida, dio la sorpresa la semana pasada al vencer a la máxima favorita en las filas demócratas, la excongresista Gwen Graham, hija del que fuera gobernador de este estado Bob Graham (1979-1987).

Quizá el respaldo del carismático senador demócrata Bernie Sanders en el último tramo de la campaña fue la palanca que ayudó a Gillum a superar por tres puntos porcentuales (34.2 %) a una candidata mucho más conocida como era Graham, quien obtuvo el 31.4 % de los votos, a pesar de que apenas contaba en las encuestas más recientes.

De derrotar en las elecciones a su rival republicano, Ron DeSantis, quien recibió todo el aval del presidente Donald Trump, este hijo de un obrero de la construcción y una madre conductora de autobús escolar se convertiría en el primer gobernador negro del estado clave de Florida.


Mira también:


En fotos: Rechazan discurso racista y a supremacistas blancos

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés