Arrestos

Asocian invasión de morada con ataque perpetrado por joven que asesinó a matrimonio en Florida

El joven que entró violentamente a una residencia de Stuart, Florida, el domingo en la madrugada presentaba una fuerza sobrenatural parecida a la que mostró Austin Harrouff.
30 Ago 2016 – 12:20 PM EDT

MIAMI, Florida - Los detalles de una invasión de morada ocurrida el pasado domingo en la madrugada en el condado Martin tiene algunas similitudes con el ataque que realizó un universitario hace dos semanas y que dejó a un matrimonio muerto.

En esta ocasión, un joven de 19 años entró por la fuerza y a través de la ventana de una residencia en Stuart y atacó a una mujer y a su hijo.

El sospechoso fue identificado por las autoridades como Nico Gallo, quien originalmente había intentado entrar a la casa por la puerta principal, pero no tuvo éxito.

De acuerdo a la llamada al 911 que realizó Nancy Largent, de 55 años, Gallo tenía una fuerza poco común. Esta le pegó 12 veces con un bate de béisbol y el joven no se detenía.

"Acabo de golpearlo con un bate", le dijo Largent a la operadora del 911. "Le pegué dos veces en la cabeza".


"¿Le pegó dos veces en la cabeza?", le cuestionó la operadora. A lo que la mujer le contestó: "Le acabo de dar dos veces más, pero no se para. Está enloquecido y nos está atacando".

Afortunadamente, en la residencia estaba el hijo de Largent y su novia, Barbara Allen. Según dijo la novia, estos tuvieron suerte de que en la casa "había un hombre fuerte y una mujer con un bate".

El jefe de la policía del condado Martin, William Snyder, dijo que Gallo estaba bajo la influencia de una droga parecida a 'flakka', la cual no pudo ser identificada por el analizador de narcóticos utilizado por los investigadores.

De acuerdo a las declaraciones que un amigo de Gallo le dio a la policía, estos habían consumido LSD, sales de baño y ácido, drogas que dijeron habían comprado en Margate.

El comportamiento y la fuerza excesiva que mostró el joven recuerdan al comportamiento que presentó Austin Harrouff la noche que atacó mortalmente a John Stevens y a su esposa, Michelle Mishcon.

Para poder controlar a Harrouff y sacarlo de encima del cuerpo de Stevens, a quien le arrancaba pedazos de la cara con sus dientes, las autoridades necesitaron cuatro oficiales y un perro de la unidad canina debido a la fuerza sobrenatural que presentaba el estudiante de la Universidad Estatal de Florida (FSU, por sus siglas en inglés).

Harrouff sigue internado en el hospital St. Mary's Medical Center en West Palm Beach mientras la policía espera a que su condición de salud le permita dar declaraciones sobre lo que ocurrió la noche del 15 de agosto.

Según informaron las autoridades, el joven recobra y vuelve a perder la conciencia debido a los medicamentos que está recibiendo en el hospital.

Se espera que Harrouff sea acusado de dos cargos de homicidio en primer grado por las muertes de Stevens y Mishcon, además de un cargo de intento de asesinato contra Jeff Fisher, vecino de la pareja.

Publicidad