null: nullpx
Tiroteos

Un día después de la masacre, Las Vegas vuelve a la fiesta

Fuera del perímetro del hotel y casino Mandalay Bay, que incluye el Centro de Convenciones, la ciudad sigue su marcha, su alegría, sus apuestas.
3 Oct 2017 – 4:37 PM EDT

LAS VEGAS, Nevada.- A dos cuadras de un terreno sobre el bulevar Las Vegas convertido en mausoleo, un hombre disfrazado de Elvis Presley camina desenfadado y dos turistas españolas posan sonrientes frente al anuncio que da la bienvenida en el corredor de casinos. Transcurre el segundo día tras el tiroteo más mortífero en Estados Unidos y en la 'ciudad del pecado' ya aplican la máxima de los artistas: "el show debe continuar".

Los turistas caminan por Las Vegas Strip y son pocos los que quieren hablar de la tragedia ocurrida a unos metros de donde hoy disfrutan de unos días de vacaciones. Parece que aquí el duelo se quedó en el preciso lugar donde ocurrió el tiroteo, la única zona que permanece acordonada y cerrada. Ningún casino dejó de funcionar tras la masacre.

"Quizás es por el espíritu de la ciudad, que es lujuria y juego en pocos metros cuadrados. Cómo es posible que de un día para otro las cosas regresen a la normalidad...", reflexionó Sandra Urrutia, una visitante catalana que pasa su tercer día en Las Vegas.

Urrutia llegó durante la noche en que Stephen Paddock abrió fuego desde el piso 32 del hotel y casino Mandalay Bay hacia una multitud que disfrutaba un festival de música country, matando a 59 personas e hiriendo a 527. "Tampoco ha habido marchas ni protestas pidiendo el control de armas", dijo la española.

Su acompañante, Samanta Cebrián, dice que ha notado la solidaridad de los donantes de sangre afuera de centros médicos, pero no mucho más. "Aquí es diferente", dijo la joven, comparando las movilizaciones sociales en Barcelona, España, tras el ataque terrorista en Las Ramblas en agosto. "Allá salimos a las calles", contó.

Así amanece Las Vegas un día después de la peor masacre de la historia en EEUU

Loading
Cargando galería


Fuera del perímetro del Mandalay Bay, que incluye un centro de convenciones, la metrópoli sigue su marcha, su alegría, sus apuestas. De no ser por la presencia policial en cada cuadra y los avisos luminosos en los que han colocado las frases "Pray for Las Vegas" y #VegasStrong, pareciera por momentos que no le ha sacudido recientemente una tragedia.


"La gente seguirá viviendo porque es un lugar extremadamente único", comentó Lance Torressen, un estadounidense que radica en Noruega desde hace 15 años.

Torressen llegó a esta ciudad como parte de un grupo de 44 turistas de aquel país. Cuando todos ellos se reunieron frente al letrero que dice "Bienvenidos a Las fabulosas Vegas", la expresión colectiva fue un poco seria. "Hagan una pose 'Las Vegas' ", les pidió un hombre que toma fotografías a los visitantes. Entonces lo imitaron extendiendo los brazos y dibujando una gran sonrisa. Así se grabó el recuerdo.

Los altares improvisados también han sido escasos tras la balacera. Al menos no se observaban este miércoles en los alrededores del Mandalay Bay. La zona solo estaba acordonada, rodeada de patrullas y policías. En el Centro de Convenciones se apilaron flores el lunes por la tarde, pero el sitio está apartado del público. Debajo del cartel de bienvenida de la ciudad solo había unos ramos y veladoras.

"He notado que no hay alguna esquina con globos, sombreros o cosas que hagan referencia a que se está triste y que hay una relación con el country", comentó Eduardo Benítez, un visitante de California que se quedará hasta el viernes en esta ciudad.

En lo alto del Mandalay Bay, un anuncio electrónico pedía donantes de sangre y decía: "Oramos por las víctimas". Pero en el interior del hotel no hay cintas negras, ni sosiego. Las máquinas tragamonedas operaban con normalidad y decenas de clientes trataban de sacarles algo de dinero al ritmo de las guitarras eléctricas de la banda de rock ZZ Top.



Más contenido de tu interés