Tiroteos

"Vi que la gente no se paraba, que estaban inmóviles": testimonios de sobrevivientes del tiroteo en Las Vegas

Tres personas que salieron ilesas de la peor balacera en la historia de Estados Unidos relatan a Univision Noticias su dramática experiencia. Un ecuatoriano ayudó a que algunos asistentes se resguardaran debajo del escenario, pero una mujer brasileña lamenta que solo corrió sobre personas que yacían en el suelo.
3 Oct 2017 – 11:05 PM EDT

LAS VEGAS, Nevada.- A Marcela Alves no le extrañó escuchar fuertes explosiones casi al cierre de un concierto de música country que el domingo se realizaba en Las Vegas, porque pensó que era parte del show. Ella esperaba el final del evento para desmontar el escenario, estaba trabajando.

Pero vino una segunda ronda de estruendos y una voz en la radio de un compañero confirmó que el infierno se había desatado: "¡Balacera! ¡Balacera!". La gente corría y gritaba. Alves vio una lluvia de "luces" que impactaban en el suelo y provocaban pequeñas y fugaces llamaradas. Eran tiros. Al momento, las autoridades reportan 59 muertos y más de 500 heridos.

"Cuando salimos corriendo se caía la gente, tratábamos de saltar a la gente y no sabía si ayudar o seguir corriendo. Uno se siente, en medio del pánico, inútil", relató esta inmigrante de Brasil, antes de que la voz se le quebrara y no pudiera contener el llanto. "Te deja un sentimiento de '¡puta, fui egoísta y no pude ayudar!'", continuó. Su hijo de 16 años, quien vive en su país, le hizo olvidarse de los otros, dice.

"Al ver para atrás, vi que la gente no se paraba, que estaban inmóviles. Sabía que no se iban a levantar. De verdad, es el peor sentimiento. No puedo creer que no ayudé a nadie a levantarse", lamentó.

Alves, de 35 años, llegó a Estados Unidos hace un año y medio para trabajar en una pequeña productora circense. Ahí la hace de todo: es acróbata, ayuda en la logística y también monta y desmonta los escenarios. Ahora, por esta amarga experiencia no quiere volver a colaborar en festivales masivos. Planea dedicarse a otro oficio (aún no sabe cuál) y regresar a Brasil.


"Me dio pánico. Yo conocía el miedo, pero el sentimiento que tuve ayer (domingo) jamás lo había experimentado en mi vida. Uno lo ve en la televisión, en los diarios, lo escuchas, pero vivirlo... de verdad me sentí como los soldados que van a la guerra", comentó esta mujer, que se resguardó durante cinco horas en el baño de un condominio cercano al escenario baleado. Solo salió hasta que le faltó aire.

"Del ruido muy fuerte, muy fuerte, todavía tengo dolor en el oído", agregó.

Alves estaba con la producción del evento, detrás del escenario, dándole la espalda al casino Mandalay Bay, prácticamente a merced del pistolero. Pero la libró.

La tarde de este lunes, ella fue al Centro de Convenciones de Las Vegas para saber de sus compañeros de trabajo. Uno de ellos recibió tres disparos y esperaba para ser operado. Otro, aseguró, salvó la vida gracias a un milagro. "Tenía una herramienta en el bolsillo y encontró una bala que justo pegó en la herramienta y lo salvó", dijo.

En fotos: Escenas de terror en el ataque durante un concierto en Las Vegas

Loading
Cargando galería


El hispano que salvó vidas

El ecuatoriano Luis Jaramillo no lo quiere reconocer, pero si él no hubiera guiado a un grupo de personas para que se resguardaran debajo del escenario, quizás la cifra de fatalidades sería mayor. Este hombre era parte de la producción del show. "Traté de ayudar a la gente que salía corriendo", relató.

Jaramillo, de 53 años y quien vive en Las Vegas desde el año 2005, también confundió los primeros disparos con fuegos pirotécnicos. "Pero la segunda vez que los escuchamos nos escondimos debajo del escenario y vimos a mucha gente que comenzó a correr, a pasar por encima de otros, a caer heridos. Otros tenían heridas de bala, no sabíamos de donde salían los disparos", contó.


En medio del horror, este sudamericano se armó de valor y sacó su celular para grabar lo que sucedía. Ese video lo entregó a las autoridades el lunes, tratando de colaborar en las investigaciones. Él dice que las imágenes más dramáticas que capturó son la estampida de personas tratando de ponerse a salvo.

"Todavía estoy muy impactado por lo que pasó. Esto lo hemos visto en los noticieros, en las películas, pero nunca lo habíamos vivido así", expresó.


Jaramillo reflexiona sobre cómo la situación cambió en un segundo en un evento en el que miles celebraban a través de la música. "Ver a la gente saltando, estar felices de ver a su cantante favorito y que suceda esto de un momento a otro, sin saber de dónde te disparan, es lamentable", añade.

Este ecuatoriano atribuye a un poder divino seguir al lado de su familia. "Le doy gracias a Dios por estar vivo para contarlo".

El shock de Dania

Dania Dascal pide tiempo para recuperarse mientras comparte lo que atestiguó durante la peor balacera en la historia de EEUU. La presenció hace unas horas, pero siente que sigue en ese infierno.

En su huida, ella sorteó personas, unas heridas, otras muertas, que yacían en el suelo. "Trataba de evitar verlos, porque eso te queda en la mente, solo tratas de pensar en lo positivo, en poder sobrevivir", dijo esta mujer. "El día de hoy lo puedo contar, muchos no", advierte.

Dascal relató que durante el tiroteo ella pensó que el pistolero se encontraba entre los asistentes. "Se escuchaba tan cerca que creíamos que era alguien del público, así es que empezamos a correr", contó.

"Ahora pienso que soy bendecida de estar con vida", expresó.

Vea también:


Más contenido de tu interés