null: nullpx
Abuso Policíaco

Recomiendan un cambio normativo para disminuir uso de la fuerza letal de LAPD

Comisionados de la policía propusieron modernizar algunas prácticas y mejorar el trato con indigentes y personas con algún problema mental.
11 Mar 2016 – 4:48 PM EST

Un reporte presentado este viernes viernes por dos comisionados del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) evidenció que los cambios normativos respecto al uso de fuerza letal por parte de los oficiales contribuyen a que se multipliquen las muertes de ciudadanos en confrontaciones con los agentes del orden.

El informe salió a la luz unas semanas después de que se conocieran l os datos de los tiroteos en los que participó la policía en Los Ángeles en 2015, año en el que los agentes estuvieron envueltos en 48 incidentes en los que dispararon sus armas de fuego y acabaron con la vida de 21 personas , 14 de ellas enfermos mentales.


Los comisionados Matt Johnson y Robert Saltzman concluyeron tras su análisis del uso de la fuerza letal por parte de LAPD que el problema reside en el cambio de las políticas en 2009, cuando se retiraron clausulas como la de utilizar la fuerza letal cuando “todas las alternativas razonables se hayan agotado o parezcan ser impracticables“.

Algunas de las recomendaciones que se propone cambiar son: modernizar los objetivos y las filosofías de las políticas de la LAPD para que los oficiales agoten el lenguaje antes de desenfundar su arma.

En las nuevas políticas que se hicieron después de 2009, refirieron, “no se incluye utilizar el lenguaje para indicar que el uso de la fuerza letal será cuando sea necesario o como último recurso“.

Además, se propone que se capacite a los nuevos oficiales en acciones especializadas con personas con problemas mentales e indigentes, pues el año pasado casi una tercera parte de los sujetos a los que se les disparó eran parte de estos grupos vulnerables.

El uso de municiones de goma antes de las políticas de 2009 estaba asociada a unas condiciones muy especiales, en las que se requería que la posible víctima lleve algún tipo de protección. Ahora, las políticas de la polícia son que los patrulleros pueden usar este tipo de armamento cuando lo determinen necesario. Por ello, se consideró apegarse a las viejas políticas sobre el uso de este tipo de municiones.

Más contenido de tu interés