Condenas

Los tribunales sentencian a 5 años de cárcel a Tanaka, exsubjefe del Sheriff de Los Ángeles

Paul Tanaka, el que fuera número dos del sheriff Lee Baca y actual alcalde electo de Gardena, fue sentenciado a cinco a años de cárcel por obstruir una investigación federal sobre abusos en las cárceles del condado de Los Ángeles.
27 Jun 2016 – 1:24 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El que fuera mano derecha del sheriff angelino Lee Baca, Paul Tanaka, fue sentenciado este lunes a cinco años de cárcel por su papel en una conspiración contra una operación del FBI que investigaba los abusos a los presos en el sistema penitenciario del condado de Los Ángeles.

Tanaka, de 57 años y quien es actualmente el alcalde electo de Gardena (aunque no ejerce), fue hallado culpable en abril de obstrucción a la justicia en abril. A juicio del jurado, el oficial lideró un equipo de ocho agentes que trataron de entorceper los trabajos federales centrados en una supuesta red de corrupción de funcionarios públicos de prisiones. El escándalo salpicó también al propio Baca, quien el 10 de febrero se declaró culpable de mentir a los agentes del FBI.

Aparte de su estadía en prisión, Tanaka pasará dos años en libertad vigilada y tendrá que pagar una multa de 7,500 dólares.

El exsubjefe del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles (LASD) enfrentaba una pena máxima de 15 años en una cárcel federal, que al final se quedaron en cinco. Baca, de 74 años, tendría que entrar en prisión el próximo mes de julio para cumplir 6 meses entre rejas, aunque su abogado ha pedido al juez que condone la estancia en la cárcel por libertad condicional debido a que ha sido diagnosticado con Alzheimer.

Tanaka había sido reelegido en 2013 por un tercer mandato de cuatro años al frente de la ciudad de Gardena, en el condado de Los Ángeles, un puesto al que accedió por primera vez en 2005 y del que se apartó temporalmente en 2015 para centrarse en su defensa legal. El abogado de Tanaka manifestó que apelarán la condena.



El caso contra Tanaka

De acuerdo con la acusación, Tanaka era el jefe de una operación de encubrimiento de unas conductas de abusos a presos en los centro penitenciarios gestionados por LASD y que se remontan a hace más de 5 años, cuando los funcionarios descubrieron que un preso tenía un teléfono que asociaron con el FBI, que había estado realizando una investigación secreta para comprobar si los reclusos eran víctima de malos tratos por parte de los alguaciles.

El abogado de Tanaka, Dean Steward, responsabilizó de lo ocurrido al sheriff Baca, de quien dijo "estaba en control de toda la situación", y aseguró que su defendido ejerció como "un líder duro", algo que le habría generado enemigos.

La Fiscalía señaló que Baca nombró a Tanaka director de "esta triste película" y el subjefe "escribió el guión" de la trama. Tanaka negó los cargos.

En el 2011 el FBI inició una investigación interna que llevó al arresto de 18 agentes del sheriff en diciembre de 2013. Hasta la fecha 21 alguaciles, incluyendo al propio Baca, han sido llevados a la justicia por este caso de corrupción y violación de derechos civiles.

Lea también:


Publicidad