Voto Hispano

Los 4 millones de votos hispanos con los que castigarían a republicanos en California

Campañas de participación cívica en todo el estado esperan elevar a niveles históricos la cifra de votantes latinos con la que buscan influir en una agenda a favor de la reforma migratoria.
24 Jun 2016 – 9:03 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Luego de que este jueves la Suprema Corte de Justicia empatara criterios de 4-4 con lo que se mantienen el bloqueo de las acciones ejecutivas de DAPA y DACA, los próximos cuatro meses organizaciones proinmigrantes de California estarán enfocadas en alcanzar al mayor número de votantes hispanos de los 6.9 millones que son elegibles para participar en las elecciones presidenciales del 8 noviembre próximo.

La idea es convencer a la mayor cantidad posible para que se registren en el padrón antes del 24 de octubre y que al menos 4 millones de hispanos acudan a las urnas en California.

En las elecciones presidenciales de 2012 el voto hispano en California alcanzó la cifra de 3.1 millones, de los 3.7 millones que se registraron para votar.

Con los 4.1 millones de votantes hispanos que se habían registrado a febrero de este año, la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO) estima una participación de 3.9 millones en noviembre.


Sin embargo, otras campañas que se llevan a cabo movilizarían a un mayor número de votantes para alcanzar los 4 millones, cifra suficiente para castigar a políticos antiinmigrantes en California, según lo plantean grupos que han presionado por una reforma migratoria.

Aunque California es considerado un estado que ya está en el bolsillo de los demócratas por la ventaja que han demostrado ese partido en las recientes elecciones, la intención de los activistas es establecer una estrategia que pueda repetirse en otros estados clave como Florida, Nevada, Colorado, Virginia, Iowa, West Virginia, Ohio y Carolina del Norte.

Una de las campañas para incrementar la participación cívica es Vota por tu América, la cual es sin fines partidistas y que en febrero pasado puso en marcha a nivel nacional Univision.

La clave en el Congreso

Francisco Moreno, del Consejo de Federaciones Mexicanas (COFEM), explicó el voto hispano será definitivo en la elección del futuro presidente como lo fue en 2008 con Barack Obama y en su releeción de 2012.

Pero también es muy importante que en las futuras elecciones se pueda redefinir el Congreso con representantes que sean más amables a la reforma migratoria, señaló.

“Luego de la bofetada de la Corte Suprema al quedar bloqueados los programas DAPA y (la extensión) de DACA, vemos que así de dividido está el país y así estarán las votaciones, porque hay muchos que no quieren a los inmigrantes y por ellos es que Donald Trump se ha encumbrado”, mencionó Moreno.


La mayoría de 247 republicanos que tiene la Cámara de Representantes bloqueó la reforma migratoria que el Senado había aprobado en junio de 2013. De los estados clave donde el voto latino puede marcar diferencia surgen 60 de ellos. Además, California tiene otros 14 representantes republicanos.

Por ello las organizaciones proinmigrantes estarían enfocados en tratar de convencer a esos legisladores o castigar al partido en las urnas.

Para el representate de COFEM es mejor seguir esta estrategia al considerar que no vale la pena insistir en paliativos como DAPA y DACA.

“Hemos estado perdiendo el tiempo con eso, tenemos que enfocarnos todos para unificar liderazgos y volver al camino de la reforma migratoria y la clave es ganar el Congreso”, mencionó Moreno.

La lucha en el Supremo

Angélica Salas, directora de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Ángeles (CHIRLA), aseguró que muy pronto estarán de regreso en la Corte Suprema para insistir en la defensa de las acciones ejecutivas de DAPA y y la extensión DACA.

Al considerar que el voto en contra de 4 magistrados representa un retroceso, se insistirá en la lucha legal y que los políticos antiinmigrantes que han apoyado este bloqueo serán castigados en las urnas.

"Mientras ellos insisten separar a familias, regresaremos fortalecidos, comprometidos, organizados y listos para elegir a funcionarios proinmigrantes a nivel local, estatal y federal en 2016", declaró Salas.

Carlos Amador, coordinador de programas del Centro de Políticas del Inmigrante en California(CIPC), consideró que actualmente pasar una reforma migratoria por el Congreso es casi imposible, pero en los siete meses que le quedan de su presidencia, el presidente al menos puede reinvidicarse con los hispanos mediante el cese de las deportaciones.

Los activistas en California, agregó, estarán presionando al gobernador Jerry Brown para que apruebe 30 millones de dólares para servicios de inmigración y que ponga al estado como un modelo de inclusión de los inmigrantes y demostrar así los beneficios, tanto en lo moral como en lo económico.


Más contenido de tu interés