null: nullpx
Actividad de Pandillas

La peligrosa atracción que los niños sienten hacia las pandillas

La pandilla parece ser para muchos niños de Los Ángeles el único modelo a seguir, y llegan a imitar actos violentos
19 Mar 2016 – 8:12 PM EDT

Los 11 años que tiene el niño apodado “Mini Me”, quien enfrenta cargos criminales por intento de homicidio al apuñalar este jueves a un compañero de escuela, le recuerdan a Alex Sánchez, un expandillero de Los Ángeles, los años que él mismo tenía cuando inició sus tropelías callejeras.

A esa edad, cuenta Alex Sánchez, ya andaba “clamando” por la pandilla, “tirando barrio”, imitando lo que hacían los más grandes, los que se juntaban para “hacer desmadre” en una esquina de Pico Union, un vecindario de Los Ángeles que fue cuna de La Mara Salvatrucha.

Al poco tiempo dejó la escuela, empezó a beber alcohol y los juegos de niño se convirtieron en robos y asaltos. Aún no cumplía los 15 cuando se convirtió en todo un pandillero, porque el único modelo de vida a seguir era el que veía en el barrio.

La Policía de Los Ángeles (LAPD) advierte que niños desde los 7 y 8 años de edad empiezan a sentir atracción por la pandilla y por ello creo un programa ( The Jeopardy Program) que se enfoca en realizar actividades para ofrecer alternativas a los menores que están en mayor riesgo de caer en las garras de las pandillas.


Alex Sánchez, quien ahora tiene 44 años, es director de Homies Unidos, un grupo que apoya a los expandilleros para integrarse a la comunidad a través de talleres.

A él no le sorprende la historia que cuentan de ese niño al que llaman “Mini Me” y que algunos padres señalan como autor de "bullying" o acoso escolar. El jueves 17 de marzo apuñaló a un compañero de clase del quinto grado en la escuela primaria Bridge Street de Boyle Heights.

Como activista e interventor de pandillas, tiene claro que hay muchos niños que repiten comportamientos que ven en sus barrios.

“No es muy común, pero sí sucede, niños que andan clamando barrios, imitando lo que ven en el ambiente en el que viven, y empiezan a hacerlo desde que van en la primaria”, comentó.

Los "morros" que irán a la pandilla

Aunque no son son considerados miembros de la pandilla, ni tampoco están siendo reclutados de una forma directa, Alex Sánchez reconoció que esos “morros” son potencialmente quienes pasarán a engrosar las filas de los grupos callejeros.


“No hay una edad específica para entrar a la pandilla, pero ya muchos de los que van en ‘middle school’ (secundaria) andan activos y van armados a la escuela, como yo lo hacía, porque sentía que debía defenderme”, mencionó. “Es una tristeza que un niño llegue a ese nivel, pero no me sorprende, son niños que crecen en un ambiente de violencia y los únicos ejemplos de líderes son los que ven en el barrio”.

Raquel Zamora, psicóloga y terapeuta de salud mental del Transforming Life Center, explicó que un niño que refeja tanta ira y enojo al apuñalar a su compañero es porque vive en un ambiente de violencia, ya sea en el hogar o en el ambiente en el que se desenvuelve.

“Los primeros maestros del niño son los padres”, mencionó la psicóloga. “Habría que ver si en su casa hay violencia doméstica o si sus padres están relacionados con pandillas, pero un acto de extrema violencia como ese debe estar vinculado con comportamientos que ha visto”.

Más contenido de tu interés