null: nullpx
Fenómenos Geológicos

La falla de San Andrés, el "elevador" que sube y baja el sur de California

Un estudio publicado este miércoles por la revista Nature muestra por primera vez el movimiento vertical que generan las tensiones sísmicas originadas por la falla de San Andrés. Mientras Los Ángeles se hunde, gran parte de San Bernardino gana altura.
22 Jun 2016 – 3:13 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- La conocida falla de San Andrés, que se espera que produzca un gran terremoto en los próximos años, está empujando verticalmente la superficie del sur de California como si fuera un elevador, según un nuevo estudio publicado este miercóles por la revista Nature.

El movimiento, muy sutil (apenas 2 milímetros al año) y que se produce en el largo plazo, afecta de forma desigual al territorio.

Así, mientras los condados de Los Ángeles, Ventura, Orange y San Diego están hundiéndose lentamente, gran parte de Riverside, San Bernardino, Santa Bárbara y San Luis Obispo está elevándose año a año.

Esta situación es resultante de la tensión sísmica generada por la falla y acumulada durante años de ausencia de grandes temblores. Se prevé que un futuro terremoto volverá a nivelar la región.


El informe, titulado "The Vertical Fingerprint of Earthquake Cycleloading in Southern California", es el primero que ha logrado aislar el efecto de las tensiones sísmicas en los movimientos verticales del terreno en el sur de California, que también pueden ser causados por otros factores geológicos, como la variación de los niveles de agua subterránea.

Para esta investigación científica se utilizaron datos extraídos de mediciones a través de sistemas de GPS.

Este trabajo, no obstante, no permite determinar cuándo ocurrirá un terremoto originado en la falla de San Andrés. Los sismólogos utilizan métodos estadísticos para establecer el posible ciclo de sacudidas de una falla.



Según las estimaciones, San Andrés ha superado ya el período de 150 años con el que se cree que vence su etapa de inactividad para el sur de California, donde el último gran sismo causado por esta falla fue en 1857. Aunque entonces no había la tecnología para establecer la fuerza de los sismos, estudios posteriores determinaron que aquel temblor fue de magnitud 7.9.

Los científicos calculan que San Andrés podría generar un terremoto de 7 grados o más en cualquier momento e insisten en que tienen claro que ocurrirá en las próximas décadas, lo que sigue siendo una incógnita es cuándo.



Lea también:

Más contenido de tu interés