null: nullpx
Fugitivos

Fugas recientes revelan problemas de seguridad en cárceles de California

Al menos tres fugas de reos ocurridas desde 2015 exponen los sistemas de vigilancia obsoletos en cárceles administradas por agencias del Sheriff en California.
30 Nov 2016 – 8:14 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- La intensa búsqueda policiaca para capturar a dos peligrosos reos que escaparon de una cárcel de San José, en el norte de California, el pasado 23 de noviembre, es el ejemplo más reciente de los problemas de seguridad que experimentan las viejas penitenciarías de los condados.

Construido en 1956, el reclusorio Main Jail del cual huyeron Rogelio Chávez, de 33 años, y Laron Campbell, de 26 años, recién obtuvo un fondo de 80 millones de dólares precisamente para ser reemplazado por una nueva instalación que ofrezca plena vigilancia de su población carcelaria.

La urgencia de esa obra quedó de manifiesto la semana pasada, cuando Chávez (encarcelado por robo, extorsión y posesión ilegal de armas) y Campbell (preso por robo, amenazas y posesión ilegal de armas) cortaron las barras de una ventana en el segundo piso de la cárcel y escalaron apoyándose de sábanas.

Ambos habían sido asignados a un dormitorio que carece de cámaras de vigilancia y donde los guardias no pueden ver fácilmente las celdas individuales.


Pese a los esfuerzos, hasta el martes, siete días después de la fuga, las autoridades no habían dado con su paradero.

“El diseño de la cárcel es anticuado”, dijo Richard Glennon, vocero del Sheriff del condado de Santa Clara, corporación que supervisa el penal Main Jail. El portavoz agregó que el sistema de supervisión de la prisión también es obsoleto. “Se requiere de más personal”, agregó.

Por años, las agencias del Sheriff a lo largo de California se han quejado de sus anticuados penales, en particular desde 2011, cuando el estado aprobó una ley que establece que algunos reclusos deben ser alojados por años en instalaciones diseñadas para retenerlos solo por unos meses.

“Las cárceles del condado no están diseñadas de la misma manera que las prisiones del estado, donde están los criminales más peligrosos y ya purgando condenas”, dijo a Univision Noticias, Bill Sessa, portavoz del Departamento estatal de Correccionales y Rehabilitación (CDCR).

Sessa subrayó que en las últimas décadas nadie se ha escapado de las 32 prisiones estatales. “Nuestras instalaciones están rodeadas por muros, sensores de movimiento y tienen suficiente personal”, agregó.

En los últimos 13 meses, unos 40 reos bajo custodia del CDCR se han fugado mientras participaban en campañas para sofocar incendios forestales o cuando se encontraban en centros con menor vigilancia. Todos fueron reaprehendidos en un lapso de uno a tres días, indicó Sessa.

Otras fugas recientes

A principios de este año, la cárcel Central Jail Complex de la ciudad de Santa Ana, en el sur del estado, fue el escenario de un escape espectacular. Tres reos lograron huir cortando una rejilla ubicada en su celda, accedieron a conductos y tuberías que les permitieron llegar a una azotea en una zona sin vigilancia y se deslizaron hasta la calle usando sábanas.

Los custodios se enteraron del escape 16 horas después, debido a un altercado que aparentemente ocurrió para desviar la atención. Fue parte de una estrategia que se planificó durante seis meses. Según las autoridades, los reclusos usaron herramienta para cortar acero que les fue facilitada desde fuera de la cárcel. Los tres fugitivos fueron recapturados y regresaron a la misma prisión 12 días después.

Un incidente sui generis ocurrió el 2 de octubre de 2015. Le pasó al Sheriff del condado de Los Ángeles (LASD), que administra el sistema carcelario más grande del país. Un video de vigilancia muestra los intentos de distintos agentes para tratar de impedir que un reo huyera desde el área de visitas de la cárcel Central de Varones, en el centro de Los Ángeles.


Uno de los guardias que se topó con el reo Christian Paulk, recibió una patada en el pecho. Varios agentes lo siguieron, pero no evitaron que Paulk brincara un alambrado y cruzando unas vías férreas. Cerca de la calle Vignes, un grupo de elementos del LASD lograron darle alcance.

“Una evaluación de seguridad integral de todas las áreas de visita de la cárcel está en camino”, declaró el LASD después del incidente.

Lea también:

RELACIONADOS:FugitivosCárcelCondenasPolicíaCalifornia

Más contenido de tu interés