null: nullpx
Juicios

'Franky', el hispano que pasó injustamente 20 años en prisión y ahora ayuda a otros reos

La organización Innocence Project comprobó que Francisco Carrillo era inocente del homicidio por el que pasó 20 años tras las rejas, una experiencia que lo ha llevado a convertirse en defensor de reclusos que atraviesan por situaciones similares.
4 Ago 2016 – 09:29 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
A la izquierda, la fotografía de Francisco Carrillo cuando fue detenido y a la derecha, el día que se graduó. Crédito: Cortesía

LOS ÁNGELES, California.- Además de pagar 10 millones de dólares por una demanda, el Departamento del Sheriff de Los Ángeles ofreció esta semana una disculpa pública por haber encarcelado de manera injusta a un hombre hispano, quien pasó 20 años en prisión por un homicidio que no cometió.

Se trata de Francisco 'Franky' Carrillo, quien en 1991, a la edad de 16 años, fue detenido por agentes del Sheriff de Los Ángeles acusado de haber acabado con la vida de Donald Sarpy, un hombre que falleció cuando le dispararon desde un vehículo en movimiento.

Fue el inicio de una larga estadía en prisión que terminó en 2011, cuando la organización Innocence Project comprobó que Carrillo no tuvo nada que ver en el homicidio que le achacaban.

Al salir de la cárcel, Carrillo interpuso una demanda por las dos décadas que injustamente pasó tras las rejas y por lo que el condado tuvo que desembolsar 10 millones de dólares.

El pago que recibió este hombre, destacó su abogado Ronald Kayes, es la cantidad más grande que le han dado a una persona que ha sido arrestada injustamente en el estado de California.

"El caso de 'Franky' debe verse como una llamada de alerta para todos los policías: el sistema de justicia criminal debe proteger a toda la sociedad, incluyendo a las víctimas de conductas equivocadas", declaró este jueves Kayes.

Seis jóvenes identificaron a Carrillo como el responsable del asesinato de Sarpy. Uno de ellos se retractó de sus declaraciones antes del segundo juicio y pese a que la defensa aseguró tener un testigo que podía testificar, el juez no lo permitió.

En junio de 1992 Carrillo fue condenado a cadena perpetua por el homicidio de Sarpy.

En 2003 el caso fue tomado por Innocence Project y fue entonces que quienes habían identificado a Carrillo como el asesino, se retractaron.

En 2010 la Fiscalía del Distrito de Los Ángeles determinó que Carrillo era inocente y debía ser liberado, pero el Departamento del Sheriff se negó y lo dejó tras las rejas un año más.

Kayes explicó que este movimiento fue por intereses monetarios, pues detalló que el exfiscal de Los Ángeles, Brentford Ferreira, declaró en un juicio que durante una reunión de oficiales del Sheriff, un jefe del área de investigaciones de apellido McSweeney estaba nervioso porque había escuchado que hubo un caso en el que una persona detenida seis meses injustamente había pedido 18 millones de dólares.

El caso de detención injusta de Francisco Carrillo no es el único que ha saltado a la opinión pública en fechas recientes. En 2015 un mexicano, Luis Vargas, salió de prisión tras 16 años de estar detenido por una violación que no cometió.

Cargando Video...
El abrazo de 30 segundos del preso Luis Vargas, liberado tras una condena injusta

"La vida que me perdí en prisión"

Mientras Carrillo permanecía en prisión sus familiares y amigos seguían adelante con su vida. Se perdió graduaciones, fiestas de cumpleaños, bautizos y el funeral de su padre.

“El dinero no te devolverá la vida que te perdiste. Nunca olvidaré por lo que pasé (…) Para mi hijo fue difícil crecer sin mí, para mi familia también. Intentar poner en orden tu vida cuando te la quitan es algo muy doloroso”, lamentó.

'Franky', como lo llaman familiares y amigos, es padre de dos hijos y se graduó de la universidad este año. Ahora se dedica a ayudar a cuatro personas que pasan por lo mismo que él pasó al ser detenido injustamente.

“Mi mensaje a ellos y a todas las personas que están en la misma situación es que no se rindan, que sigan luchando“, alentó.

"La pena de muerte no debe ser aprobada"

Carrillo reflexionó que si las cosas hubieran sido diferente en su caso y en lugar de recibir una condena de por vida hubiera recibido la pena de muerte no estaría ahora hablando de cómo consiguió su libertad 20 años después.

"El sistema está roto, no debemos utilizar la pena de muerte como castigo porque podríamos quitarle la vida a inocentes que están detenidos en una prisión luchando para demostrar que no son culpables", recriminó.

En noviembre de este año, los californianos podrán elegir entre dos propuestas contrarias sobre la pena de muerte: endurecer las reglas para ejecutar más rápido a los presos o abolir esta práctica.

Ambas propuestas reunieron 600,000 firmas necesarias para pasar a la boleta en noviembre próximo.

"Hay gente inocente aún detenida. Hay que luchar para evitar este castigo que es moralmente incorrecto y debe acabar", dijo.

"¿Dónde está la carta (del Sheriff) a mi familia?"

El Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles emitió un comunicado de prensa para ofrecer una disculpa pública a Carrillo por la injusta condena de 20 años que pasó tras las rejas.

"Es inaceptable que una persona sea condenada por un crimen que no cometió. El sistema judicial nunca será perfecto", refire el comunicado.

Carrillo declaró que toma la disculpa más como una promesa de que lo que le ocurrió a él no vuelva a pasar y agradeció que la corporación se solidarizara de esta manera.

Sin embargo, Ed Sarpy, hermano del hombre asesinado en 1991, cuestionó "¿dónde está la carta a mi familia?", tras criticar que el departamento se esforzó más en tratar de mantener tras las rejas injustamente a Carrillo que en buscar al asesino.

"Mi hermano era un buen hombre y 'Franky' pasó por algo que no debía. No tendré a mi hermano de sangre conmigo, pero he ganado un hermano en 'Franky'. Para él acabó su condena, es libre. Yo seguiré atado hasta que alguien atrape al asesino", refirió.

Cargando Video...
Un hispano recibe 10 millones de dólares por 20 años de condena injusta

Lea también:

Reacciona
Comparte
Publicidad