null: nullpx
Estafa y Fraude

Fingió ser estadounidense para cruzar la frontera desde 1980 y ahora tendrá que pasar 3 años en prisión

Aunque lo deportaron en dos ocasiones, un mexicano logró tramitar un pasaporte en Estados Unidos robando la identidad de alguien y así cruzar la frontera sin contratiempos. También defraudó a diversas agencias de gobierno, pero 37 años después lo descubrieron y enjuiciaron.
19 Jul 2018 – 8:36 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– Andrés Avelino Anduaga, el indocumentado que por más de 37 años usó la identidad de un ciudadano estadounidense para cruzar la frontera entre México y Estados Unidos, con la que además obtuvo más de 350,000 dólares en beneficios del gobierno de EEUU, deberá cumplir una sentencia de tres años y un mes de prisión, informó la Fiscalía federal.

El juez que lo condenó también le ordenó pagar más de lo robado, casi 361,000 dólares, como restitución a la Administración del Seguro Social, el Departamento de Servicios para la Atención Médica de California y el condado de San Diego.

Anduaga, de 66 años y habitante de Tijuana (México), reconoció que en 1980 usó indebidamente un acta de nacimiento de un ciudadano estadounidense para obtener una licencia de manejo de California, una tarjeta de seguro social y finalmente un pasaporte de EEUU.

Con ese documento burló las inspecciones en las garitas fronterizas, a pesar de que lo habían deportado en dos ocasiones. En esas expulsiones, ocurridas en 1994 y 2000, este hombre se identificó con un nombre falso: 'José Reyes'.

"Admitió que (…) pudo regresar y viajar libremente entre Estados Unidos y México utilizando un pasaporte de EEUU que obtuvo utilizando la misma identidad robada que usó para defraudar programas de asistencia pública", señala la Fiscalía en un comunicado.

Este mexicano también mintió al declarar en las solicitudes de asistencia gubernamental que vivía en San Diego, California, aunque en realidad tenía su domicilio al otro lado de la frontera.

La Fiscalía federal asegura que de 1989 a 2016 él recibió casi 250,000 dólares por medio de un programa del Seguro Social que ofrece ayuda financiera a discapacitados, ciegos o ancianos. Además, cobró más de $100,000 a través de beneficios de salud y recibió más de $12,000 en asistencia para alimentación (estampillas para comida o CalFresh) que le otorgó el condado de San Diego.

No está claro cómo obtuvo el acta de nacimiento de su víctima, ni cómo las autoridades supieron sobre este fraude.

"El robo de los beneficios del Seguro Social es un ataque directo contra los miembros más vulnerables y necesitados de nuestra comunidad", dijo el fiscal federal Adam L. Braverman en un comunidado. "Cada dólar robado a través de este tipo de fraude reduce los fondos disponibles para nuestros jubilados y otros beneficiarios", agregó el funcionario.

La investigación de este caso estuvo liderada por agentes de la Administración del Seguro Social y de la Patrulla Fronteriza.

"Son este malicioso robo de identidad y los beneficios obtenidos con esfuerzo de la gente los que resaltan la necesidad de vigilancia y minuciosidad en las acciones que los agentes de la Patrulla Fronteriza emprenden para frustrar este tipo de actividad ilegal", señaló Rodney Scott, jefe de esa dependencia en San Diego.

Mira también:



En fotos: así es el día a día en el cruce fronterizo entre San Diego y Tijuana

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés