Estafa y Fraude

El deportado que durante 37 años cruzó 'legalmente' la frontera entre México y EEUU

Un mexicano aceptó ante un tribunal de California que robó la identidad de un ciudadano estadounidense para obtener documentos que le permitieron cruzar por años la frontera sin problemas para defraudar programas de ayuda social, mientras él seguía viviendo en Tijuana. Ahora enfrenta una condena de hasta 12 años de prisión y una multa de casi un millón de dólares.
2 Mar 2018 – 5:54 PM EST

LOS ÁNGELES, California.– Se llama Andrés Avelino Anduaga, es de Tijuana y lo deportaron al menos dos veces, pero durante 37 años (entre 1980 y 2017) tuvo una doble identidad. Usando la información de otra persona este hombre viajaba libremente por la frontera México-California y así obtuvo más de 360,000 dólares a través de asistencia gubernamental. La suerte, sin embargo, se le acabó esta semana.

Anduaga, de 66 años, admitió este jueves ante una corte federal en San Diego, California, que asumió la identidad de un ciudadano estadounidense durante más de tres décadas para tener un número de seguro social, tramitar un pasaporte de EEUU que le permitió burlar las inspecciones en las garitas fronterizas y, por si fuera poco, solicitar beneficios para discapacitados.

Este hombre también mintió al declarar que vivía en San Diego, aunque en realidad pasaba sus días en Tijuana. La Fiscalía federal asegura que de 1989 a 2016, el acusado recibió casi 250,000 dólares por medio de un programa del Seguro Social que ofrece ayuda financiera a discapacitados, ciegos o ancianos. Además, cobró más de $100,000 a través de beneficios de salud. Y recibió más de $12,000 en asistencia para alimentación (estampillas para comida o CalFresh) que le otorgó el condado de San Diego.

"Como parte de su declaración, Anduaga admitió que no es ciudadano estadounidense y que, de hecho, había sido deportado de EEUU en al menos dos ocasiones bajo otro nombre", indicó la Fiscalía.


A pesar de que su información quedó registrada en la base de datos de las agencias del orden, el mexicano pudo cruzar libremente la frontera utilizando el pasaporte que solicitó en nombre del estadounidense al cual le robó la identidad. Para obtener ese documento él presentó un acta de nacimiento y un número de seguro social. No está claro cómo obtuvo esa información, ni qué ocurrió con su víctima.

Las autoridades tampoco han informado cómo se dieron cuenta de este fraude.

"Los programas a los que robó durante décadas este acusado brindan beneficios a los más necesitados en EEUU", dijo el fiscal federal Adam Braverman en un comunicado. "Este juicio demuestra el compromiso de la Oficina del Fiscal general para proteger la integridad de nuestros programas de asistencia social y castigar a quienes se aprovechan de la buena voluntad de nuestro país y de sus contribuyentes", agregó.

El acusado acordó restituir los más de 360,000 dólares que robó de las agencias de gobierno. Si es declarado culpable se enfrentaría a una condena de hasta 12 años en una prisión federal y una multa de casi un millón de dólares. Su sentencia se ha programado para el próximo 29 de mayo.

Michael Scappechio, vocero de la Patrulla Fronteriza, explicó que "los casos criminales en la frontera a menudo tienen un nexo migratorio" y recalcó que su agencia colaborará para llevar ante la justicia a quienes violan la ley.

En esta investigación también colaboraron funcionarios de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP), el Departamento estatal de Servicios para el Cuidado de la Salud, la División de Investigaciones del Departamento de Vehículos de California (DMV) y la Oficina de Investigaciones de Asistencia Pública del condado de San Diego.

En fotos: así es el día a día en el cruce fronterizo entre San Diego y Tijuana

Loading
Cargando galería