null: nullpx
Heridos

El marine hispano baleado en Los Ángeles fue atacado cuando trató de impedir un robo

La novia de Carlos Segovia contó en exclusiva a Univision Noticias que escuchó por teléfono cómo el joven se enfrentó a unos ladrones que querían abrir el auto de su madre.
19 Sep 2016 – 5:52 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Antes de ser baleado en la cabeza en Sur Los Ángeles el pasado viernes, el infante de marina Carlos Segovia se enfrentó con un grupo de personas que estaba tratando de robar el automóvil de la madre de su novia, según relató en exclusiva la pareja del joven militar a Univision Noticias.

Desde el incidente, Segovia se encuentra postrado en una cama del centro médico California Hospital, en el centro angelino, donde los doctores ya declararon su muerte cerebral, aunque su familia ha pedido que se le realicen más pruebas para confirmar el diagnóstico.

El relato de los hechos

Kímberly Pérez, la novia de Segovia, fue la última en hablar con él antes del tiroteo. Habían pasado un rato juntos el viernes y el joven, de 19 años y origen salvadoreño, la acababa de dejar en casa, cerca de la esquina de las calles 31 y Western en el Suroeste de Los Ángeles.

Poco después -según la versión de Pérez-, Segovia le llamó por teléfono. Eran las 23:28 horas. El marine le contó que unas personas estaban tratando de abrir el coche de su mamá y que iba a intentar evitar el robo. Así lo hizo, sin colgar el teléfono.

“Tuvo un pleito verbal con un sujeto, escuché parte de la conversación, se oían groserías y escuché que su coche arrancó. Ellos le dispararon cuando él estaba manejando”, relató Pérez, quien aclaró que no escuchó ninguna detonación al otro lado del teléfono.


El lado más humano del marine hispano baleado en Los Ángeles

Loading
Cargando galería

Detectives de la División Southwest de la Policía de Los Ángeles (LAPD), que investigan el caso, no dieron detalles del incidente. Se supo que las autoridades aún tratan de determinar si el incidente está conectado con la intensa actividad de pandillas que se registra en la zona donde ocurrió el tiroteo.

Baleado en zona de pandillas

Un amigo de la familia dijo que los doctores le contaron que la bala impactó al joven en el lado izquierdo de la sien. Cuando los paramédicos llegaron a la escena, encontraron al chico dentro del vehículo, que se había estrellado contra otro coche. El motor del auto seguía encendido, lo cual coincide con la versión de la novia de que el marine habría tratado de huir de sus agresores.

“No era la primera vez que él iba a esa área, iba todos los fines de semana. Creo que ya lo habían visto y quizás lo escogieron por la forma en como fue baleado”, dijo Leslie Marroquín, un amigo de Segovia. “Sabían lo que iban a hacer, fue un asesinato, no fue un tiroteo al azar o desde un auto”, agregó.


“Pobre muchacho, es otra víctima de los tiroteos que nosotros escuchamos muy seguido”, expresó un vecino que pidió no publicar su nombre por temor a represalias. “Ojalá que esto traiga más policías para que cuiden este vecindario”, añadió.


'Él no tenía enemigos'

Antes de que una bala lo dejara postrado en una cama y en condición crítica, Segovia pasó un viernes cotidiano, compartiendo con su novia, como tantos otros fines de semana.

“Estuvimos platicando, riendo. Hablamos sobre compañeros de trabajo, cosas por el estilo”, contó Kimberly Pérez.

Aquella noche, él le escribió un mensaje de texto a su amiga y compañera de voluntariado en LA on Cloud9, Claudia Pérez, avisándole de que iba a pasar por una pizza antes de llegar a su casa. Habían acordado que el domingo ambos harían labores en pro de los indigentes en el barrio de Skid Row.

“Él era una persona muy buena, era alegre, bien metido en la comunidad, no puedo entender lo que pasó”, dijo Claudia Pérez.


En LA on Cloud9, Segovia era líder de adolescentes que aseaban calles y rescataban perros. “Era una persona amorosa, amigable, siempre nos hacía feliz”, comentó Valerie Minero, una de las integrantes del grupo. “Él no merecía esto que le pasó”.

La Base de Pendleton, donde Carlos Segovia está radicado actualmente, confirmó que el joven hispano es un marine asignado al Batallón de Entrenamiento de Infantería Avanzada de la escuela de Infantería de ese campamento militar localizado en el condado de San Diego.

En 2001 el joven, su madre y sus dos hermanas emigraron de El Salvador a Estados Unidos y tiempo después lograron hacerse ciudadanos.

El martes 20 de septiembre habrá una vigilia en honor a Carlos Segovia entre las 18:30 y las 21:30 en la esquina de la calle 31 y St. Andrews, en Los Ángeles.

Lea también:


Publicidad