Incendios

El fuego de Kern se convirtió en un monstruo

Residentes de South Lake que habían sido evacuados están regresando a su comunidad para encontrar un panorama desolador al ver sus viviendas hechas cenizas.
24 Jun 2016 – 7:26 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Lo único que quedó de una de las viviendas de South Lake en el condado de Kern, fue un letrero que su propietario había colocado en el cerco cuando hace ya varios años llegó a vivir a esa pequeña comunidad.

“Happyland, USA” (tierra feliz), dice el rotulo que destaca entre los escombros y las cenizas que el fuego dejó a su paso por la comunidad de South Lake, una de las nueve que ha desolado el incendio llamado “Erskine Fire”, el cual continúa ardiendo en esa región del valle central de California.


Fátima Navarrete, reportera de Univisión Fresno, estuvo en esa pequeña comunidad de aproximadamente 160 habitantes y constató la devastación del incendio que inició alrededor de las 4:00 de la tarde del jueves 23 de junio.

“Las llamas se convirtieron en un monstruo y devoraron todo lo que encontraron a su paso”, cuenta la reportera luego de recorrer la zona, donde se confirmó la muerte de dos personas.

Una residente, la misma que años atrás había colocado el letrero que anunciaba la felicidad con la que se vivía en esas tierras californianas, regresó este viernes a South Lake para encontrar una panaroma desolador.

En medio del llanto la señora le contó a la reportera de Univision Fresno que el jueves a las 5:00 de la tarde llegaron bomberos y policías apurándolos para que evacuaran.

En cinco minutos ella y su esposo sólo pudieron agarrar medicinas y los dos perros que tienen de mascotas para montarse en su casa móvil (RV) y huir, porque las llamas ya estaban cerca.



En menos de 24 horas el incendio ya había arrasado más de 19,000 acres de superficie y seguía fuera de control.

Este viernes unos 600 bomberos combatían las llamas por tierra mientras que por aire contaban con apoyo de aviones y helicópteros que intentaban retardar el avance del fuego rociando la sustancia roja conocida como “phos check”.

Sin embargo, las altas temperaturas, la baja humedad y los fuertes vientos en la región han impedido el trabajo de los bomberos, provocando que las llamas hayan destruido ya alrededor de 100 viviendas.

En la comunidad de South Lake, ubicada 50 millas al noreste de Bakersfield, la gran mayoría de sus residentes lo había perdido todo.


Más contenido de tu interés