Deportaciones

El caso de Henry Sánchez, de dar la cara por los indocumentados a vivir "traumado" por ICE

El joven guatemalteco protestó contra las deportaciones de inmigrantes en Los Ángeles. A la mañana siguiente, oficiales de ICE lo esperaban afuera de su casa para arrestarlo.
23 Ago 2016 – 1:36 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El joven guatemalteco Henry Sánchez decidió en mayo dar un paso al frente para ponerle un rostro y una voz a los millones de indocumentados que viven en Estados Unidos, al día siguiente era detenido por agentes migratorios e internado en un centro de detención del que finalmente ha logrado salir bajo fianza el pasado viernes. Aunque ha recuperado su libertad, su experiencia le ha dejado "traumado".

Univision Noticias en Los Ángeles ha tratado de hablar con él para escuchar su relato, pero el joven de 18 años guarda silencio. La Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA) tenía previsto anunciar una conferencia de prensa el lunes con Sánchez como protagonista, pero tuvieron que cancelarla.

El mismo Sánchez que el 17 de mayo daba su testimonio sin miedo ante los micrófonos en un evento de CHIRLA, trata ahora de pasar desapercibido.

Su abogado, Álex Gálvez, explicó a Univision que el joven está "traumado" y cree que volver a exponerse públicamente puede causarle problemas.


Su arresto, de acuerdo con ICE, obedeció a orden de deportación existente desde junio de 2015, un año después de ser capturado entrando ilegalmente en el país. En el tiempo que estuvo en EEUU, donde pudo vivir en libertad al llegar como menor de edad y ser reclamado por su padre, Sánchez no se presentó a una audiencia sobre su estatus migratorio, por lo que pasó a engrosar directamente la lista de personas a deportar.

Oficialmente, ICE no ha comentado sobre el hecho de que su detención ocurriera menos de 24 horas después de participar en un acto de CHIRLA, pero desde la organización migrante no se cree en coincidencias.

"Creemos que es una campaña mediática de ICE", dijo a Univision Jorge Mario Cabrera, vocero de CHIRLA, que lamentó el precedente que ha sentado el caso de Sánchez, que calificó de "persecución pública" por parte de las autoridades.

"Han intimidado a un niño de la peor manera posible, pero no van a callarnos", manifestó Cabrera. A su juicio, la forma en la que sucedió la detención del guatemalteco es un "balde de agua fría sobre cualquiera que quiera expresar su opinión sobre el sistema de este país".

A los ojos de CHIRLA, Sánchez es "un héroe".

Buscan asilo político para Sánchez
Tras la detención del joven a manos de ICE, Sánchez tenía solo una alternativa para evitar la deportación: sua sponte, un recurso para que se abra el caso por razones excepcionales.

“Básicamente era pedir por favor, por favor (…) El 11 de julio un juez aprobó la moción que pusimos para que quedara libre, pero había otro problema, debíamos pagar una fianza de 25,000 dólares. Parecía una venganza, el juez y la Fiscalía se pusieron muy, muy pesados con nosotros”, dijo Gálvez.

Finalemente, tras reclamar, la fianza disminuyó a 5,000 dólares y el viernes pasado CHIRLA y el padre de Sánchez reunieron el dinero para liberarlo.

El próximo paso en el caso del joven indocumentado es asistir a una audiencia para la que todavía no se tiene una fecha y apelar por un asilo político para jóvenes menores de edad que cruzaron solos la frontera.

“Henry entró solo a Estados Unidos a los 17 años. Aunque ya es mayor de edad podemos aplicar a un asilo político para menores de edad (…) Si se aprueba, el siguiente paso es que despues de un año con asilo político pueda aplicar a una residencia legal”, relató el abogado.


Huyó de la violencia
Desde el principio, Sánchez estuvo solo, su padre lo abandonó nada más nacer y su madre nunca se hizo cargo de él. Cuando tenía 16 años escapó de su natal Guatemala debido a la violencia y a que temía que lo obligaran a unirse a la pandilla La Mara Salvatrucha.

Fue a finales de 2014 (a los 17 años) cuando Sánchez pudo entrar ilegalmente a Estados Unidos, donde fue detenido y trasladado a Chicago.

Su padre acudió a su rescate. Lo ayudó a salir y volvió a desaparecer de su vida. El joven volvió a quedarse solo y se estableció en California donde trabajaba como jornalero.

La falta por la que lo buscó ICE fue debido a que al quedar libre en 2014, estaba “bajo palabra” y debía presentarse a una audiencia, pero Sánchez no lo hizo.

Lea también:


Más contenido de tu interés