null: nullpx
Crímenes

Declaran culpable al hombre que mutiló el pene de su compañero de cuarto porque creía que tenía 1 millón de dólares enterrados

La víctima fue golpeada, quemada, azotada y mutilada en el desierto de Mojave en California, pese a que aseguró no tener el dinero que sus captores creían que tenía. Y aunque les ofreció una cantidad en efectivo que tenía en su negocio no fue suficiente para detener la codicia de los delincuentes.
16 Ago 2019 – 6:16 PM EDT

Hossein Nayeri, de 40 años fue declarado culpable este viernes en una corte de Newport Beach con dos cargos de secuestro y uno de tortura. El acusado ganó notoriedad, en 2016 por haber sido declarado el cerebro de una fuga de película de la cárcel de máxima seguridad de Santa Ana, en el sur de California el 23 de enero de 2016 que el sábado en el estacionamiento de un supermercado de la ciudad de San Francisco, en el norte del estado.

Según la demanda, Nayeri y otros tres acusados, se llevaron por la fuerza a un hombre a quien le cortaron el pene y lo quemaron con un soplete antes de abandonarlo en el desierto.

La víctima es el dueño de un dispensario de marihuana y compartía habitación con Nayeri en una casa de Newport Beach, de donde fue secuestrado junto con Mary Barnes, dueña de la propiedad, el 2 de octubre de 2012 alrededor de las 2:30 am.

Según el fiscal Heather Brown, el acusado y sus cómplices se llevaron a la víctima bajo la creencia de que había enterrado 1 millón de dólares en efectivo en el desierto de Mojave, a unas 230 millas al este de Los Ángeles.

En la residencia, “la víctima fue golpeada y ahogada hasta defecar en sus pantalones” aseguró Brown. Acto seguido, los asaltantes metieron al hombre y a Barnes en una camioneta e hicieron un recorrido de 90 minutos hasta el desierto.

Durante el viaje el hombre fue azotado con una manguera de goma, y quemado con un soplete además de arrojarle lejía mientras le exigían repetidamente revelar dónde había enterrado $ 1 millón, según el relato del fiscal, la víctima aseguró que no tenía tanto dinero pero que estaría dispuesto a llevarlos a su dispensario de marihuana medicinal y darles alrededor de $ 34,000, "Pero eso no fue suficiente", dijo el fiscal.

En el desierto, se detuvieron y sacaron a las víctimas de la camioneta y vertieron nuevamente lejía sobre el cuerpo de la víctima, haciéndole creer que era gasolina y que iban a "encenderlo en llamas", prosiguió Brown.

Luego uno de los hombres sacó un cuchillo de cocina y cortó el pene de la víctima, que nunca fue encontrado, dijo el fiscal. Dejaron el cuchillo diciéndole a Barnes que si podía encontrarlo, podría liberarse antes de morir.

Tras esto los secuestradores se marcharon, Barnes pudo deshacerse de los amarres y la venda en sus ojos. La mujer no pudo liberar al hombre de sus ataduras, pero corrió descalza por un milla a través del desierto a una carretera, donde un ayudante del sheriff del condado de Kern la vio y ayudó a llevar al hombre al Antelope Valley Medical Center.

Aun cuando el jurado no pudo determinar si Nayeri fue quien ejecutó la mutilación del miembro sexual de la víctima, el acusado pudiera enfrentar una condena de por vida en prisión, sin derecho a fianza.

La víctima no fue identificada ya que es una víctima de asalto sexual. Sin embargo el hombre sobrevivió a los ataques y testificó en el juicio. Por su parte Nayeri también testificó y negó su participación en el secuestro.

La autoridades pudieron rastrear a los criminales ya que un vecino de las víctimas vio un camioneta sospechosa cerca de la casa durante el secuestro y anotó un número de placa, lo que llevó a la policía al coacusado Kyle Handley, de 40 años, condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional por su participación en el crimen.


Más contenido de tu interés