null: nullpx
Represa de agua

Combustible adulterado deja endeudado y sin trabajo a un transportista

El transportista tuvo que dejar de trabajar 2 días y pedir un préstamo, pero espera ser indemnizado.
19 Mar 2016 – 7:39 PM EDT

Un error en el suministro de combustible a una estación de servicio de Los Ángeles obligó a pasar por el taller a numerosos conductores que cargaron en sus vehículos combustible "contaminado", una circunstancia que llegó a dejar a un transportista endeudado y sin trabajo durante dos días.

Para José Luis Osuna, un hombre que depende económicamente de su camión, fue un duro golpe descubrir que su vehículo se había averiado debido a que el diésel que le puso en una gasolinera estaba mezclado con gasolina. Los daños en el motor fueron por 2,000 dólares que tuvo que pedir prestados y no pudo ganarse la vida hasta que los mecánicos arreglaron el problema.

“No podía dormir, fue como si me quitaran el plato de comida de la mesa, de mi trabajo he vivido más de 25 años. He sacado a mi familia con eso, le pagué la educación a mis hijos con mi trabajo“, lamentó Osuna a Univision 34.


La mañana del miércoles, como casi todos los días desde hace 13 años, el transportista llegó a la gasolinera 76 ubicada en la avenida Glendale de ciudad Industry. En esta ocasión, a cargar 165 galones de diesel.

Tras abastecerse de combustible, Osuna siguió su camino desde la gasolinera hasta su trabajo en Day and Night Transportation, pero no pasó mucho antes de que su camión Freightliner, modelo 2009, empezara a hacer ruidos extraños hasta apagarse por completo.

“Cuando mecánico revisó mi camión, me comentó que era porque habían mezclado el diésel con gasolina. No lo podía creerlo porque nunca me había pasado, así que fui a la gasolinera con los galones (de diésel mezclados con gasolina) en la mano a reclamar, pero recibí malos tratos del encargado y decía que no era verdad“, refirió.

Osuna dijo que fue el primer cliente en ir a quejarse a la gasolinera y no fue hasta que más gente acudió a reclamar por los daños en sus unidades que encargados del negocio se pusieron en contacto con él para comprometerse a pagar por los daños.

El origen del problema, según ha trascendido, estuvo en que los técnicos que depositaron el combustible en el lugar equivocado.

La reparación de la unidad, comentó, le costó 2,000 dólares y tuvo que pedirle un préstamo a la empresa que espera devolver cuando la gasolinera cubra los gastos de la avería.

Sin embargo, el temor más grande de Osuna fue el veredicto de los mecánicos, pues le dijeron que aunque se reparó el motor, no había garantía de que su unidad no se volviera a dañar en el transcurso de un año.

Vea también:


Más contenido de tu interés