null: nullpx
Demandas

California demanda a la popular cadena de tiendas Curacao por aprovecharse de los hispanos

La acusación presentada por el fiscal Xavier Becerra asegura que la compañía "deliberadamente y sistemáticamente se aprovecha de las familias hispanas" a través de prácticas comerciales ilícitas como venta de garantías falsas, acosos y amenazas en contra de clientes que se han atrasado en sus pagos, entre muchas otras.
21 Oct 2017 – 8:24 PM EDT

LOS ÁNGELES, California. Xavier Becerra, el fiscal general de California, anunció este viernes que su oficina encabeza una demanda contra la Curacao, una cadena de tiendas de electrodomésticos que tiene nueve locales en el sur del estado y cuya popularidad es particularmente pronunciada entre la comunidad hispana.

Becerra explicó que la acusación surgió a raíz de una investigación del Departamento de Justicia (DOJ) en conjunto con el Departamento de Asuntos del Consumidor del condado de Los Ángeles. Las dependencias se dieron a la tarea de examinar las prácticas comerciales de la Curacao, una de las tiendas minoristas que se ubica entre los 50 vendedores de electrodomésticos más grandes en Estados Unidos.

La cadena, que pertenece a la empresa Adir International LLC y cuya sede corporativa está en el estado de Delaware, dirige sus campañas publicitarias mayormente a los consumidores hispanos del sur de California, según expone la denuncia judicial.

"La compañía comercializa sus productos a miembros de la comunidad latina, específicamente a personas de bajos ingresos, hispanohablantes e inmigrantes, que carecen de un historial crediticio y tienen una experiencia mínima con los planes de pago de tarjetas de crédito y de tiendas minoristas", detalla un comunicado del DOJ.

Becerra añadió que la empresa se presenta, a través de sus campañas publicitarias, como "un poco de tu país" con el próposito de atraer a los consumidores inmigrantes. La demanda del DOJ pretende comprobar que la compañía ha utilizado su posición y popularidad para aprovecharse de una comunidad que desconoce el sistema y las normas comerciales de este país.

"El DOJ presentó este caso para probar que la Curacao deliberadamente y sistemáticamente se aprovecha de estas familias y del dinero que han ganado con tanto esfuerzo. Es vergonzoso, y para ser más puntuales, es ilegal", afianzó el fiscal.

La demanda acusa a la cadena de tiendas minoristas de utilizar una larga lista de prácticas comerciales "ilícitas, injustas y fraudulentas". Entre estas, la Fiscalía destacó la venta de garantías falsas, acosos y amenazas en contra de clientes que se habían atrasado en sus pagos, cambios a los contratos sin la aprobación o el conocimiento de los consumidores y no advertir a los clientes que los contratos estaban disponibles en español.

"Curacao tiene el derecho de comercializar sus productos, pero no de aprovecharse de los clientes. Las familias en nuestro estado deben saber que tienen derechos como consumidores y el DOJ cuenta con el equipo y las herramientas para defenderlos", advirtió Becerra.

Las acusaciones:

  • Publicidad engañosa
  • Añadir ítems y servicios a los contratos de los consumidores sin su conocimiento o aprobación
  • No advertir a los clientes que hablan español que hay disponibles contratos traducidos para que entiendan lo que están firmando
  • No informar a los consumidores sobre las políticas de devolución sino hasta después de que han comprado
  • No cumplir con las políticas de devolución de la tienda
  • Vender garantías ilegalmente
  • No informar a los consumidores de importantes términos en las garantías
  • No cumplir con las garantías
  • Acosar y amenazar a los clientes que fallan con sus pagos
  • No ofrecer servicio adecuado a los clientes en pequeños reclamos

Vea también:


Vendedores ambulantes quieren legalizar la venta en la calle

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés