null: nullpx
Cárcel

California buscará blindar sus cárceles al contrabando de celulares en 2017

Según un reporte de AP, las autoridades penitenciarias tendrán a su disposición casi un millar de nuevos escáneres y detectores de metales para localizar y decomisar teléfonos móviles.
18 Dic 2016 – 05:07 PM EST
Reacciona
Comparte
Imagen de parte de los 2,000 teléfonos decomisados en la cárcel de Solano (CA). Archivo: 10 de abril de 2009. Crédito: Rich Pedroncelli/AP

LOS ÁNGELES, California.- En un nuevo intento por fortificar sus prisiones contra el contrabando de teléfonos móviles, el Departamento de Correccionales y Rehabilitación contará en la primera mitad de 2017 con cerca de un millar de escáneres y detectores de metales en sus cárceles, donde entre enero y agosto se decomisaron casi 8,000 celulares, el mismo número que en todo 2015, según un reporte publicado por Associated Press este domingo.

La nueva colección de dispositivos para el rastreo de teléfonos incluye más de 200 escáneres para detectar señales magnéticas, 170 cámaras de vigilancia ocultas, más de 170 máquinas de rayos X y cerca de 300 detectores de metales, entre otros.

El plan es que los aparatos se utilicen a partir de julio en las 35 penitenciarías estatales tanto en empleados como en visitantes y reclusos con el fin de cortar el flujo de distribución de los celulares que continúan inundando las prisiones a pesar de los esfuerzos hechos hasta la fecha para impedir que los reos puedan tener contacto directo con el exterior sin supervisión.

El conocido líder de la secta ‘Familia’, Charles Manson, de 82 años, ha sido descubierto usando teléfonos móviles en tres ocasiones: en 2009, 2011 y en febrero de 2016. En 2013 los trabajadores de la prisión estatal de Corcoran interceptaron un celular en el tacón del zapato de una persona que iba a visitar a ese criminal.

El pasado mes de abril hubo un intento de meter teléfonos en la cárcel de Ironwood, a 130 millas al este de Los Ángeles, con el uso de unos drones, aunque la pequeña aeronave se estrelló antes de completar su misión.

“No puedes tratar de enfrentar la demanda, porque siempre habrá demanda (de celulares)”, indicó Mitch Volkart, responsable de producto de la empresa Global Tel-Link, entidad que provee con los servicios de llamadas por teléfono convencional a disposición de los reclusos, previo pago.

Volkart explicó que la única forma de abordar el problema del contrabando de móviles es bloqueando la distribución y también utilizando sistemas de rastreo de llamadas para intervenir las comunicaciones que se hagan desde las prisiones con esos aparatos. Esto ya ha llevado a la obtención de información sobre la ubicación de armas y drogas dentro de los recintos carcelarios.

Entre los nuevos dispositivos hay escáneres que son capaces de detectar objetos de metal diminutos dentro de cavidades del cuerpo, el método más común para meter celulares, armas y otros productos prohibidos en las penitenciarías.

Las autoridades no tienen claro si esos escáneres permitirán eliminar el proceso de cacheo manual, los exámenes rectales y otras prácticas que se realizan en las prisiones cuando existen sospechas de que un preso podría tener dentro de su organismo algún objeto de contrabando.

En la actualidad hay sistemas de captura de señal de celulares en 18 prisiones del estado. Esta tecnología ha permitido interceptar más de 350,000 llamadas y textos cada semana este año, más del doble que en 2015.

Entre 2011 y 2015, el número de teléfonos decomisados en la red de penitenciarías de California pasó de 15,000 a menos de 8,000 al año, una tendencia que se revierte en 2016. Entre enero y agosto ya se capturaron casi 8,000 celulares.

En fotos: la vida en el 'Pabellón de la muerte' en California

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:CárcelContrabandoTecnologíaLocal

Más contenido de tu interés