null: nullpx
Contrabando

Así fue cómo un exagente fronterizo lideró una red de tráfico de una extraña especie marina

El pepino de mar es un animal en riesgo de desaparecer debido a los contrabandistas que obtienen grandes cantidades de dinero por la alta demanda que hay de esta especie en Asia, donde lo consideran un platillo gourmet, una medicina y hasta un afrodisiaco. A eso le sacó provecho un hombre que fue agente migratorio durante 11 años.
22 Oct 2018 – 5:05 PM EDT

César Daleo, un exagente de la Patrulla Fronteriza, avanzaba a bordo de su camioneta SUV en diciembre de 2014 por la garita de San Ysidro hacia California, cuando un oficial de Aduana le preguntó qué traía de México. "Comida", respondió él. Sin embargo, una inspección más profunda descubrió que ocultaba un contrabando de 9 kilos de pepino de mar seco, una especie marina protegida y cuyo valor se multiplica en Asia.

Este hombre que fue agente fronterizo durante 11 años también llevaba 3 kilos de caballitos de mar, que desde 2004 es considerado un animal en peligro de extinción.

Un mes antes, las autoridades descubrieron que Daleo ya había intentado transportar a través de la frontera entre San Diego y Tijuana alrededor de 6 kilos de pepinos de mar seco.

No se trataba de incidentes aislados. Una investigación reveló que este agente fronterizo era el presunto líder de una célula dedicada al tráfico de estas especies en riesgo de desaparecer. Según una acusación federal, Daleo recibía estos cargamentos y los entregaba a sus cómplices para que los cruzaran hacia California. Él mismo, como se detectó en al menos esas dos ocasiones, pasaba la mercancía por las garitas.

Al espiar sus conversaciones telefónicas, los detectives descubrieron cómo uno de sus socios, Jesús Padilla, le notificó que –obedeciendo sus órdenes– entre el 11 de marzo de 2015 y el 30 de septiembre de 2016 había traficado varios de kilos de pepino de mar.

Las autoridades también le confiscaron a otra de sus cómplice, Shanna Fisher, 61 libras de dicha especie que intentó cruzar hacia EEUU el 24 de octubre de 2014. Tres días después, Padilla entregó a las autoridades una factura falsa que le dio Daleo para demostrar el origen legal de la mercancía que le incautaron a Fisher.


Platillo gourmet y afrodisiaco

Los investigadores interceptaron 14 llamadas telefónicas, donde se revelaba que el grupo lograba pasar mercancía ilícita cada mes al sur de California. La célula de Daleo ha sido acusada de transportar ilegalmente alrededor de 39 kilos de pepinos de mar y 3 kilos de caballitos de mar.

"Daleo habría obtenido paquetes (…) de individuos en México y hacía arreglos para importarlos ilegalmente hacia EEUU", señala la acusación federal.

Cada kilo de pepino de mar, que es considerado un platillo gourmet, una medicina y hasta un afrodisiaco en Asia, l lega a venderse en más 600 dólares en el mercado negro. Basados en ese cálculo, este grupo habría vendido cargamentos valuados en más de 23,000 dólares.

En un acuerdo de culpabilidad, Daleo reconoció que obtenía la mercancía en San Diego y la entregaba a otros por una cuota de entre 300 y 500 dólares que recibía cada semana. A principios de octubre él se declaró culpable de un cargo por contrabandear especies marinas en peligro de extinción.

Este exagente fronterizo también fue sorprendido tratando de contrabandear un químico usado para hacer fentanilo en México: confesó que recibió en San Diego a través de una empresa de paquetería dos kilos de dicha sustancia y llevó el cargamento a Tijuana antes de ser arrestado en agosto de 2017.

Este hombre, que trabajó con la Patrulla Fronteriza entre 1992 y 2003, vivía en un condominio en México en el momento de su detención.

Su sentencia en el caso de fentanilo se ha programado para el 9 de noviembre y el proceso por daños a la vida silvestre se realizará el 21 de diciembre.

Un negocio prolífico

Tanto los pepinos de mar como los hipocampos están incluidos en un acuerdo internacional para proteger especies de fauna y flora amenazadas. Esta medida firmada por 183 países regula su comercio y requiere licencias a importadores y exportadores.

Hay alrededor de 1,200 especies de pepinos de mar en todo el mundo. Este animal se desarrolla en una franja del Pacífico que va de México a Ecuador. Su tráfico es considerado uno de los peores crímenes contra la vida silvestre en el sur de California, pero su contrabando ha aumentado desde México.

Hace tres semanas, una firma de Tucson, Arizona, y dos ejecutivos fueron sentenciados a pagar más de 1.2 millones de dólares en multas y restitución por el tráfico ilegal de pepino de mar entre 2010 y 2012. Se cree que ese negocio ilícito les generó más de 17 millones de dólares.

Detrás de este esquema criminal estaban Ramón Torres Mayorquin y su hijo, David Mayorquin, dueños de la firma Blessings, con sede en Tucson. Ambos confesaron que se ampararon de una red de funcionarios corruptos para traer cargamentos de dicho animal marino de Yucatán a Tijuana, México, para luego pasarlos ilegalmente a California y enviarlos a Asia.

La investigación enfocada en los Mayorquin resultó en un duro golpe a los exportadores ilegales de esa especie. Los filtros más estrictos resultaron en un desplome de casi el 93% de la cantidad de pepinos de mar importados de México a EEUU a través de las garitas de San Diego de 2015 a 2017, reportaron las autoridades.


En esos puntos de acceso, los cargamentos importados del vecino país bajaron de casi 1.09 millones de kilos en 2013 a solo 63,000 kilos el año pasado. A nivel nacional, esa actividad comercial bajó de 4 millones a 3 millones de kilos en el mismo período.

"El tráfico ilegal de peces y vida silvestre es un gran negocio", lamentó el fiscal federal Adam L. Braverman refiriéndose al juicio contra los Mayorquin y su empresa.

"Este caso demuestra nuestro compromiso de trabajar junto con nuestros socios de las fuerzas del orden para procesar a esos delincuentes y eliminar sus ganancias ilegales", agregó.

Mira también:


¿Crees que merecemos el planeta que habitamos? Estas 25 imágenes te harán reflexionar

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés