null: nullpx
Abuso Infantil

ACLU acusa a los agentes fronterizos de abuso infantil sistemático por su trato a los niños migrantes

Tocamientos indebidos, insultos, acoso y negligencia han sido reportados por “miles” de menores inmigrantes desde 2008 de acuerdo a la Unión Americana de Libertades Civiles.
22 Mar 2017 – 7:52 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El caso de las hermanas guatemaltecas conocido este miércoles, quienes presuntamente fueron agredidas sexualmente por un agente del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en Texas, está lejos de ser un caso aislado, según reportó la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), que habla de "miles" de abusos a menores en la frontera desde 2008.

Hace tres años, esa organización denunció 116 incidentes en los que menores migrantes no acompañados fueron víctimas de supuestas vejaciones cuando estaban bajo la custodia del CBP.


ACLU describe la situación como de "abuso sistemático" y cita las quejas de una menor de 16 años a quien le “tocaron el área genital con fuerza haciéndola gritar”, de un niño de 7 años que no recibió la atención médica que requería durante cinco días y de la adolescente que estuvo tres días con la ropa humedecida por las bajas temperaturas del refugio migratorio al que llegó.

Lo peor, afirma ACLU, es que en los últimos nueve años ni un solo agente fronterizo ha sido castigado, a pesar de las denuncias presentadas ante el Departamento de Seguridad Nacional (DHS). El grupo reclama que las investigaciones han favorecido a los oficiales.

“Seguimos recibiendo reportes de niños que son asaltados, maltratados, insultados o acosados por agentes del CBP”, dijo Mitra Ebadolahi, abogada de la organización en los condados de Imperial y San Diego, en el sur de California, en una teleconferencia en la que se dieron detalles del caso de las hermanas Lupita y Clarita, quienes tenían 17 y 19 años respectivamente cuando –según ellas- fueron desnudadas y manoseadas por un agente migratorio en El Presidio, Texas, en junio de 2015.


Miles de casos

“Este caso desafortunadamente representa un patrón del CBP de abuso significativo y sistemático contra niños en o cerca de la frontera”, agregó Ebadolahi, quien afirmó que ACLU ha documentado “miles” de casos.

La abogada indicó que han registrado denuncias de que los oficiales migratorios torturan psicológicamente a los menores para que estos hagan lo que les piden. “Les dicen que si no cooperan serán atacados sexualmente”, afirmó.

El supuesto abuso contra las centroamericanas, quienes actualmente viven en Fresno, en el norte de California, es parte de una demanda administrativa de agravio contra el CBP interpuesta este miércoles y que pide una compensación de 750,000 dólares y que se provea de más información sobre el suceso.

Según el relato de Clarita, la hermana mayor, un oficial migratorio no identificado le tocó sus partes íntimas y después lo hizo con Lupita. “Este es un dolor que no se lo deseo a ninguna mujer en el mundo”, dijo con lágrimas. “No somos animales para que nos traten de esta manera, mucho menos a una niña que no sabe defenderse”, agregó.

La muerte por 'jugo de manzana'

Aunque no ha sido citado en los reportes de ACLU, otro incidente relacionado con un menor bajo custodia del CBP volvió a cobrar relevancia hace unos días. Se trata del caso de Cruz Marcelino Velázquez Acevedo, un adolescente de 16 años y originario de Tijuana, quien bebió de una botella que contenía metanfetamina líquida y que trataba de cruzar por la garita de San Ysidro a finales de 2013.

El joven las habría dicho a los oficiales que llevaba jugo de manzana y estos lo incitaron a que bebiera del envase, según Marcela Celorio, cónsul de México en San Diego, oficina que vio por este suceso.

“Le dijeron ‘a ver, pruébalo, entonces’. Y le dio unos sorbos”, dijo Celorio a Univision Noticias.

Los deudos de Cruz Marcelino recibieron en enero una compensación de un millón de dólares, pero no lograron que se castigara a los dos elementos señalados por este incidente.


Respecto a las acusaciones de ACLU, el CBP no comentó de manera específica por considerarlas parte de un litigio pendiente, aunque recalcó que siempre atienden todo tipo de reclamos.

“Tomamos en serio las acusaciones de mala conducta y no hay espacio en el CBP para el maltrato o la mala conducta de ningún tipo hacia aquellos bajo nuestra custodia”, dijo la corporación en un comunicado. “No toleramos la corrupción o el abuso dentro de nuestras filas y cooperamos plenamente con cualquier investigación criminal o administrativa de presunta mala conducta por parte de cualquiera de nuestro personal, dentro o fuera de servicio”, agregó.

Para ACLU, el gobierno federal es cómplice de los “terribles abusos” ocurridos a lo largo de la frontera.

“CBP no está por encima de la ley y sus abusos de poder no deben ser tolerados”, señaló Angélica Salceda, abogada de la organización en el norte de California y quien ha visto por el caso de las hermanas Lupita y Clarita, quienes llegaron huyendo de la violencia en Guatemala.

El grupo alertó que el plan de contratar a cientos de nuevos agentes del CBP sin modificar su código de conducta es otra señal de alerta.

Fotos: así detiene la Patrulla Fronteriza a los migrantes que cruzan el Río Grande

Loading
Cargando galería
Publicidad