null: nullpx
Criminalidad y Justicia

Una pareja de Katy, Texas, enfrenta cargos por esclavizar a una empleada

Chudy y Sandra Nsobundu enfrentan cargos por delitos de trabajo forzado, retención de documentos, conspiración para albergar a un indocumentado y fraude de visa.
9 Feb 2016 – 10:56 PM EST

HOUSTON, Texas. - Autoridades del condado Fort Bend detuvieron a Chudy Nsobundu,de 56 años, y a su esposa Sandra, de 50 años, residentes del área de Katy, tras una denuncia penal relacionada con delitos de trabajo forzado, retención de documentos, conspiración para albergar a un inmigrante indocumentado y fraude de visa, según anunció el fiscal federal Kenneth Magidson.

La pareja Nsobundu compareció por primera vez en un tribunal el martes 9 de febrero ante la juez federal Nancy Johnson, quien determinó que los acusados podrán permanecer en libertad mientras se lleva a cabo el proceso judicial en su contra.


Según la denuncia, los acusados habrían obligado a una mujer de 38 años de edad, originaria de Nigeria, a trabajar como empleada doméstica y niñera bajo condiciones inhumanas.

La víctima tenía que trabajar desde las 5:30 am hasta las 1:00 am todos los días y estaba encargada de la limpieza de la casa y del cuidado de 5 niños. Los Nsobundu la obligaban a dormir en el piso, no le permitían consumir comida fresca sino las sobras y le prohibían sentarse durante las largas horas de trabajo. La mujer además sufrió maltrato físico y verbal por parte la pareja Nsobundo, quienes acostumbraban referirse a ella como “la idiota”.

Detalles de la denuncia también dan cuenta de que la víctima estaba totalmente incomunicada, no tenía en su poder su pasaporte ni otros documentos para viajar y sólo se le permitía salir de la casa para llevar a los niños más pequeños a caminatas por la misma cuadra donde vivían.

La pareja Nsobundu nunca le pagó por su servicios a la víctima, a pesar de que habían acordado previamente que le darían alrededor de $100 mensuales por su trabajo.

Gracias a una llamada que alertó sobre este caso a representantes del National Human Trafficking Resource Center, las autoridades lograron rescatar a la víctima en octubre de 2015, después de dos años de estar en casa de los Nsobundu.

De ser hallados culpables del cargo de trabajo forzado, Chudy y Sandra Nsobundu podrían enfrentar hasta 20 años en una prisión. El delito de fraude de visa tiene una pena máxima de 25 años en una prisión federal, mientras que la retención de documentos tiene una penalidad de máximo 5 años y el delito de conspiración para albergar indocumentados hasta 10 años. Además, deberían pagar una fianza por todos los cargos de $250 mil.

Más contenido de tu interés