null: nullpx
Coronavirus

Familia hispana de Houston se va a vivir al campo por temor al coronavirus

Para la familia de María Sotolongo primero fue el huracan Harvey que destruyó su casa y tras el gran trabajo de reconstruirla vino la pandemia del coronavirus por lo que decidieron abandonar la ciudad.
5 May 2021 – 07:39 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

HOUSTON, Texas. - Una familia texana dejó atrás todas las comodidades de vivir en la ciudad para radicar en el campo, ante el temor de la pandemia del coronavirus.

“Debido a todas esas preguntas y las incertidumbres que teníamos, nosotros decidimos que queríamos algo más: queríamos estar con libertad y sin miedo entonces decidimos irnos al campo y teníamos la oportunidad de irnos a este terreno que nuestra familia tenía a las afueras de Houston”, contó María Sotolongo.

La mudanza

Junto con su esposo, Sotolongo tomó la decisión de mudarse al campo con sus tres hijos para volver a sentir lo que era “una vida normal”.

“O tomas una gran decisión para hacer algo diferente, ¿no? Todos estábamos encerrados en casa, tuvimos que hacer cosas de manera diferente o vuelves a lo mismo”, dijo.

Decisión difícil

Sotolongo comentó que no fue fácil tomar la decisión de dejar la zona urbana, pero tanto su marido como sus hijos estuvieron de acuerdo.

Damnificados por Harvey

Solo que la familia ya había sufrido en 2017 de la devastación de su casa por el huracán Harvey y tuvieron que comenzar desde cero. Con el paso del tiempo y con mucho trabajo lograron reconstruir su hogar, pero luego vino otra calamidad: la pandemia del coronavirus.

“De repente llega la pandemia y te hace como un reto, ¿no? De cuestionarte, de preguntarte y si, creo que cuando uno está dispuesto a salir un poquito de sus cuatro paredes puedes encontrar que de verdad hay algo impresionante que te está esperando”, expresó.

Comienzan una nueva vida

Conforme avanzaba el proceso de adaptación al nuevo estilo de vida en el campo, el matrimonio tuvo una idea para aprovechar los recursos naturales y los hermosos paisajes de los alrededores para así ayudar a otros a distraerse en medio de la pandemia y a su vez captar más ingresos para la familia.

“Pensamos: ¿porqué no abrimos un negocio aquí mismo? Tenemos un gran terreno, tenemos vacas, tenemos un caballito y pues que la gente pueda venir aquí al aire libre a disfrutar de manera segura porque se pueden distanciar y que traigan su picnic y que sea entre familia”, contó Sotolongo.

Familia emprendedora

La renta del rancho como lugar de esparcimiento ha funcionado como negocio para la familia donde turistas locales y de otras partes visitan para alejarse de la zona urbana y disfrutar de la naturaleza, acampar, escuchar música en un lugar abierto donde hay más que una sana distancia.

“Si que hemos encontrado la paz, la tranquilidad, aprovechar los atardeceres, las mañanas y que los niños salgan a jugar sin miedo, ha sido muy bonita esa transición ya después de pasar los nervios y los ‘baches’ en el camino”, agregó.

Te puede interesar:

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés