null: nullpx
Tráfico de Personas

Trabajo y una vida mejor: la (falsa) promesa de un cazarrecompensas acusado de explotación sexual a inmigrantes

La acusación en contra de Luis De Jesús Rodríguez, un cazarrecompensas de Houston conocido como Htown Hunter, alega que traía a sus víctimas a EEUU, las ponía a trabajar en clubes nudistas y las obligaba a firmar contratos de servidumbre por supuestas deudas de entre 13,200 a 25,000 dólares.
13 Dic 2017 – 07:57 PM EST

HOUSTON, Texas. – Luis De Jesús Rodríguez, un cazarrecompensas del área de Houston conocido como Htown Hunter, fue arrestado y enfrenta varios cargos por explotación sexual, fraude con visas y coerción (persuadir a alguien a hacer algo con amenazas), anunció Abe Martínez, fiscal federal del Distrito Sur del Departamento de Justicia.


Helen León Mesa, de 28 años de edad y novia de Rodríguez, de 26, también fue detenida y acusada de los mismos delitos.

Los cargos en contra de la pareja fueron presentados por un jurado indagatorio federal, pero el documento de la acusación con todos los detalles del caso permanece sellado a la espera de la captura de un tercer implicado.

De acuerdo con la información que se ha dado a conocer hasta ahora y que está consignada en la acusación formal, los acusados formaban parte de una red criminal internacional que reclutaba y explotaba a jovencitas en Colombia y Estados Unidos. Las víctimas, al parecer, eran traídas a territorio estadounidense con la promesa de una vida mejor, trabajando para Rodríguez como bailarinas en un club nocturno.

Durante el proceso de reclutamiento de las víctimas, según los datos revelados, les indicaban ver videos en Youtube que mostraban a Rodríguez en su rol de cazarrecompensas y que daban la impresión de que era un oficial del orden.

Cuando las inmigrantes llegaban a Estados Unidos, Rodríguez y su novia las ponían a trabajar en clubes nudistas y las obligaban a firmar contratos de servidumbre para pagar las supuestas deudas en las que habían incurrido, por montos que oscilaban entre los 13,200 y los 25,000 dólares.

Las jóvenes tenían que hacer pagos diarios de 250 dólares y para obligarlas a cumplir con ese requerimiento, la pareja las amenazaba con lastimarlas a ellas y a sus familias, las vigilaban en los lugares de trabajo y controlaban sus celulares. Al final, también las forzaban a prostituirse.

Otros delitos de los que se acusa al cazarrecompensas y a su novia incluyen fraude en trámite de visas, documento obligado para el transporte de las víctimas. Los acusados y sus cómplices presuntamente asistían a las colombianas en la obtención de la visa, creando registros ficticios sobre su ocupación para mejorar las posibilidades de que se las aprobaran. Además, preparaban a las jóvenes para que supieran cómo responder a las preguntas durante la entrevista de solicitud del documento.

De ser hallados culpables por los delitos de tráfico sexual, podrían enfrentar una condena mínima de 15 años en prisión y máxima de cadena perpetua. Por los delitos de fraude con visas podrían ser condenados hasta a 10 años de prisión.

Ver También:

Las asesinas en serie más despiadadas de la historia (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.