null: nullpx
Elecciones

Representante republicano de Texas prefirió retirarse del cargo que había ejercido por años antes que apoyar a Trump

“Me da vergüenza decir que soy republicano”, afirmó tras su renuncia el presidente del precinto 597 de partido republicano en el Condado Harris en Texas.
21 Jul 2016 – 4:20 PM EDT

HOUSTON, Texas – Por la venas de William R. Morris corre sangre hispana y su piel color café ratifica sus orígenes. Está muy orgulloso de ser descendiente de una mexicana que se casó con un Irlandés hace más de un siglo y prueba de ello es que aún conserva uno de los principales legados de sus antepasados: el idioma español.

Morris se desempeñó por años como presidente del precinto 597 del partido republicano en el condado Harris, el tercero más grande del país, pero tras la nominación de Donald Trump como candidato oficial del partido republicano decidió renunciar.

“Por mi parte el señor Trump no merece ser candidato para presidente de los Estados Unidos”, dijo Morris en entrevista con Noticias Univisión Houston.

Triste, enfadado y muy preocupado, Morris aún se cuestiona el porqué su partido, al que le ha sido fiel durante años, apoyó a una persona como Trump, quien es, desde su perspectiva, la antítesis de los valores republicanos.

[ Trump] es un racista”, dijo Morris al tiempo que criticó la actitud que tiene hacia las personas con discapacidades, hacia las mujeres y hacia quienes son inmigrantes. “A él no le importa como les habla o lo que dice de ellos… es racista y lo que es más triste es que mucha gente que lo sigue, [también] son racistas ellos mismos y les parece muy bien cómo [se refiere] de la gente”.

Morris afirma que Trump abandonó todo precepto republicano y no es digno representante del partido. Insiste que el magnate para nada refleja los valores tradicionales que siempre han caracterizado a los republicanos y que tienen que ver con el respeto, la tolerancia, el trabajo y la familia.

“El señor Trump no reconocería esos valores si los pisara… se podría tropezar con esos valores y no los reconocería”.

La decisión de renunciar al puesto en el que sirvió por años la tomó el pasado martes, luego de haber visto por televisión el momento cuando Trump logró alcanzar el número de votos que necesitaba para la nominación.

Renunció, argumenta, porque no puede participar en este partido como está actualmente, porque él no es como Trump y por primera vez en tantos años que ha sido republicano, que ha votado republicano y ha participado como juez del precinto, siente vergüenza de decir que es republicano.

Morris apoyó la candidatura de Ted Cruz, quien no logró avanzar en la contienda republicana debido a los prejuicios que hay al interior del partido en contra de los latinos. “Me parece, según se portaron los republicanos, que querían a cualquiera menos a un latino”.

Ted Cruz “hasta dormido puede pensar mejor” que cualquiera de los demás candidatos, agregó Morris.

A este experimentado político texano le preocupa que Trump llegue a ser elegido porque va a tener en sus manos los ‘códigos nucleares’ y de haber un conflicto internacional, no cree que lo resolvería de la mejor manera.


Morris dice que tampoco le gusta la candidata Hillary Clinton, porque “es buena para la mentira igual que Trump”, pero preferiría que ganara ella. No confía del todo en el multimillonario.

Afirma que no votará para elegir presidente, pero sí irá a las urnas a ejercer su derecho al voto. Invita a los latinos republicanos, que al igual que él no se sienten cómodos votando por el magnate, a que participen en las elecciones de todas formas, votando por otros líderes que buscan alcanzar posiciones diferentes a la presidencia.

Historias relacionadas:


Más contenido de tu interés