null: nullpx
Huracán Harvey

Lluvias y marejadas: Harvey potencia la doble amenaza de inundaciones en Houston

Los pronósticos meteorológicos indican que Houston puede recibir más de 20 pulgadas de lluvias con la llegada del huracán Harvey y se habla de inundaciones catastróficas. El riesgo de marejadas ciclónicas empeora el escenario para la ciudad.
26 Ago 2017 – 3:54 PM EDT

HOUSTON, Texas. – La vulnerabilidad de Houston al desastre por inundaciones es un tema que autoridades locales, políticos, economistas, científicos, meteorólogos y oficiales públicos han abordado en múltiples ocasiones, especialmente cuando se presentan eventos significativos de lluvias que dejan destrucción y pérdidas humanas.


La llegada de Harvey con su potencial de marejadas ciclónicas y lluvias torrenciales durante un largo periodo de tiempo tiene las alarmas encendidas en Houston y en las poblaciones costeras de la bahía de Galveston. El escenario de doble amenaza de inundación se podría materializar y autoridades anticipan que habrá caos.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo este sábado en conferencia de prensa que pese a que Harvey había perdido fuerza, Houston y Corpus Christi se verían drásticamente afectados por las lluvias.

"… De acuerdo a información que tengo, ha habido cerca de 20 pulgadas de lluvia en Corpus Christi y cerca de 16 pulgadas de lluvia en el área de Houston, y nuestra mayor preocupación es la posibilidad de que haya entre 20 y 30 pulgadas más de precipitaciones desde Corpus Christi hasta Houston", dijo Abbott en la primera evaluación oficial de daños en medio del azote de Harvey.

“Este sistema es impredecible, pero la situación no luce bien para el área de Houston… La amenaza más grande sigue siendo las grandes cantidades de lluvia que se esperan”, dijo Samuel Brody, director del Centro de Playas y Costas de Texas de la Universidad Texas A&M. “20 pulgadas o más de lluvia sobre Houston tienen el potencial de causar daños catastróficos por inundación y pérdidas cuantiosas”, agregó el experto, quien ha quien ha investigado el tema durante los últimos 10 años.

En abril de 2016, Houston atravesó por un episodio de lluvias torrenciales que dejó varios sectores de la ciudad bajo el agua, una decena de muertes y millonarias pérdidas. En ese entonces, Brody dijo que esas inundaciones eran las peores que había visto y que en los años que llevaba estudiando esta problemática, no ha visto mejoras a la problemática.

"Definitivamente, la situación es cada vez peor… Nuestra investigación muestra que está empeorando", dijo Brody al tiempo que enfatizó que Houston está sujeta a una doble amenaza de inundaciones, por agua proveniente del mar y del cielo.

La explicación del porqué estos eventos de inundaciones severas siguen ocurriendo en Houston (y cada vez parecen afectar nuevos sectores) se orienta hacia la forma en que se evalúa el riesgo y los criterios que se emplean para delinear los planos de zonas inundables.

De acuerdo con Brody, las zonas de inundación delimitadas por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias FEMA están dadas por parámetros para medir el riesgo que son, de alguna manera, permisivos.

Mientras que en EEUU se usa un marcador de riesgo basado en un índice de inundación a 100 años (lo que significa que cada año hay un 1% de probabilidad de inundación), en países como Holanda la tasa de riesgo que se usa oscila entre 1,250 a 10,000 años.

“Aquí aceptamos un riesgo mayor, en parte porque no queremos restringir el desarrollo, aunque ese desarrollo con frecuencia sea arrasado por las aguas”, explicó Brody. “Además, la forma en que medimos el riesgo es completamente al azar, es decir, no está basada en la realidad del impacto de las inundaciones, sino en un marcador subjetivo del riesgo”.

Houston es la ciudad más impactada por inundaciones en Estados Unidos y el lugar donde más muertes y lesiones se registran por este problema en comparación con otras ciudades del país, según datos estadísticos citados por Brody.

La tormenta perfecta


Houston bajo el agua: Las imágenes de las fuertes inundaciones que se registraron en la ciudad en abril de 2016

Loading
Cargando galería


Una investigación realizada por la organización ProPublica y el Texas Tribune, dada a conocer en marzo de 2016, afirmaba que la tormenta perfecta (aquella que traería vientos de más de 100 millas por hora y enormes marejadas) ocurrirá en cualquier momento. La cuestión no era si ocurriría, sino cuándo, sostenían los autores del estudio.

La probabilidad de que ocurriera una tormenta de tal magnitud, según ProPublica, era mucho mayor que la posibilidad de morir en un accidente de coche o en un asalto arma de fuego, y 2,400 veces mayor que la probabilidad de ser alcanzado por un rayo.

“Yo no sé acerca de una tormenta perfecta, pero lo que si es cierto es que el área de Houston será objeto de un importante evento de huracanes e inundaciones en el futuro”, dijo Brody a Univision en 2016.

En el 2008, cuando se pronosticó que el huracán Ike tocaría tierra en las costas texanas se anticipaba, con base en los modelos de predicción, que esa sería la tormenta perfecta, según ProPublica.

De hecho, el Servicio Nacional de Meteorología emitió una catastrófica advertencia en aquel entonces: "Todos los vecindarios y posiblemente comunidades costeras completas, serán inundadas. Las personas que no hagan caso a las órdenes de evacuación en casas unifamiliares de uno o dos pisos, se enfrentarán a una muerte segura".

Afortunadamente, poco antes de que Ike tocara tierra, cambió su curso levemente y el impacto fue mucho menor de lo esperado. Aún así, 74 personas murieron y hubo daños materiales por valor de 30 millones de dólares. Ike sigue siendo el tercer huracán más costoso, después de Katrina y Sandy.

A casi 10 años de Ike, Texas aún no cuenta con un plan concreto para proteger sus costas. Aunque hay múltiples propuestas de soluciones al problema de vulnerabilidad de las costas texanas, no se ha conseguido financiación para ponerles en marcha.

Hay acuerdo entre autoridades locales, líderes políticos estatales y científicos en que se necesita construir una barrera costera (proyecto Ike-Dike) para proteger a Houston y Galveston de una marejada, según William Merrell, investigador del tema dela Universidad Texas A&M. “Aunque los estudios han mostrado que este concepto de la barrera costera funcionaría, no hay posibilidades de conseguir el presupuesto para pagarlo”, dijo Merrel.

A comienzos de mayo, un grupo de líderes políticos, gobernantes locales y científicos envió una carta al presidente Donald Trump en la que le solicitaban financiar la construcción de la barrera, la cual tendría un costo de 15 mil millones de dólares. Hasta ahora no se ha conocido una respuesta a tal solicitud.

Vea También:


El huracán Ike devastó las costas texanas hace 10 años y aún no existe una estrategia concreta para proteger la región

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés