null: nullpx
Enfermedades

Una madre de Texas casi queda paralítica después de un estornudo

Jennifer Diosdado estornudó y comenzó a sentir un leve dolor en la espalda, después molestias en las piernas y perdió el control de su vejiga. La mujer fue operada de emergencia y se le diagnosticó síndrome de cauda equina, una enfermedad en la columna vertebral que afecta la movilidad.
10 Jul 2019 – 2:47 PM EDT

Hay que vivir a plenitud cada momento pues la vida te puede cambiar en un estornudo. Esta fue la lección que aprendió Jennifer Diosdado, una mujer de Cedar Hill, Texas, a quien la vida le cambió a principios de 2019 cuando comenzó a sentir dolores en su espalda instantes después de estornudar.

Para esta madre de cinco hijos, el dolor comenzó a agudizarse al punto que se tornó insoportable y hasta por poco la deja parapléjica, según un reporte de NBC .

"Dicen que el parto es el peor dolor de todos. Quiero decir que esto fue bastante malo. Me tenía de rodillas. No podía vestirme para el trabajo", reveló Diosdado, quien padeció entumecimiento en las piernas, pérdida de control de la vejiga mientras luchaba incluso para levantarse de la cama, según destaca una nota del Daily Mail.

Ante su grave situación, Diosdado visitó a varios médicos, quienes le recomendaron practicar yoga y realizar estiramientos para tratar una posible condición de la ciática.

No obstante, nada parecía ayudarla y ella optó por ir a la sala de emergencias del Methodist Dallas Medical Center, donde se realizó una resonancia magnética.

Finalmente, un médico diagnosticó a Diosdado con el síndrome de cauda equina, una afección grave en la que los nervios de la médula espinal inferior se comprimen, a menudo después de una hernia de disco.

"Cuando dijo las palabras clave de que su región pélvica estaba adormecida y sus piernas estaban débiles, casi sabía que era cauda equina", dijo Brad Sellers, médico de la sala de emergencias.

Fue entonces que los cirujanos realizaron una operación de emergencia en la espalda de Diosdado para extraer la hernia de disco y aliviar la presión sobre su médula espinal.

Según Sellers, si Diosdado hubiera esperado más tiempo para buscar tratamiento médico, se habría quedado paralítica. Entre los síntomas del síndrome de cauda equina están dolor en la parte inferior de la espalda, entumecimiento de la ingle, dolor rectal, pérdida de la vejiga y el control intestinal y parálisis de una o ambas piernas.

Un estudio de 2011 encontró que el síndrome de cauda equina es padecido por una de cada 100,000 personas. Si esta condición no se trata de inmediato, los nervios de la vejiga y el intestino pueden dañarse permanentemente.

Diosdado podría recuperarse de este padecimiento al cabo de un mes, pero la experiencia durante el proceso le trajo una gran lección. "No veo mi vida como solía verla. Vivir el momento. Aprecia lo que tienes”, dijo.


"Estuve a punto de quedarme paralítica": Rosita Pelayo desea volver a caminar tras cirugía en zona lumbar

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés