null: nullpx
Ejecuciones

Texas ejecutó a Erick Dávila, condenado por matar a una niña y su abuela en una fiesta de cumpleaños

"Puede que haya perdido la guerra pero sigo siendo un soldado", fueron las últimas palabras del reo, el quinto en recibir la inyección letal en Texas este año. Dávila fue enviado al pabellón de la muerte por haber disparado contra una fiesta infantil en Fort Worth, en la que mató a dos personas e hirió a otras cuatro.
26 Abr 2018 – 8:03 PM EDT

Erick Daniel Dávila, condenado por la muerte de una abuela y su nieta durante una fiesta de cumpleaños, se convirtió el miércoles en el quinto reo en Texas y el noveno en el país en ser ejecutado este año.

Recibió la inyección letal a las 6:31 pm (hora local) en Huntsville y, de acuerdo con el departamento estatal de Justicia Criminal, antes de morir envió este mensaje: "Saben, puede que haya perdido la guerra pero sigo siendo un soldado. Los sigo queriendo a todos. A quienes me apoyaron y a mi familia, quédense tranquilos".


Poco antes de las 6:00 pm, la Corte Suprema se había negado a detener la ejecución.

Dávila fue sentenciado en el 2009 por abrir fuego en una celebración y matar a Annette Stevenson, de 47 años, y su nieta de 5 años, Queshawn, en un complejo residencial de Fort Worth.

En el pórtico de la vivienda, los pequeños comían helado y pedazos de un pastel de Hannah Montana cuando Dávila disparó varias rondas con un rifle semiautomático en abril del 2008, hace casi exactamente 10 años, según documentos judiciales.

Cuatro de las seis personas que resultaron heridas sobrevivieron, incluida la cumpleañera de 9 años quien festajaba en medio de decoraciones de Hannah Montana.


En un último intento de varios por salvarle la vida, los abogados de Dávila le pidieron a la Corte Suprema que intercediera, pero la petición fue rechazada este mismo miércoles.

Dávila, identificado como integrante de la pandilla Bloods, no llegó a terminar la escuela. Tenía 21 años cuando cometió el crimen, según datos del Departamento de Justicia Criminal de Texas. Alegó que él solo quería matar al supuesto integrante de una pandilla rival y no a la abuela y su nieta.

Antes de la matanza, Dávila había estado preso por cerca de un año tras una condena de robo. Días antes del tiroteo en Fort Worth, Dávila había sido acusado de una balacera mortal y una vez en la cárcel, intentó escapar y agredió al personal penitenciario, reportó la agencia AP.

Vea también:




En fotos: Estos son los reos ejecutados en Texas desde enero de 2017

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:EjecucionesAsesinatosTexasLocal

Más contenido de tu interés