null: nullpx
Policía

Policía de Chicago anuncia cambios en sus políticas sobre el uso de fuerza

Entre las nuevas disposiciones, los agentes solamente podrán disparar contra una persona que huye como último recurso y si ven una "amenaza inminente" de muerte o de lesiones graves contra un policía o alguien más.
17 May 2017 – 5:24 PM EDT

CHICAGO, Illinois. El Departamento de Policía de Chicago informó este miércoles su nueva política que limitará el uso de la fuerza, en particular en lo que corresponde a disparar contra sospechosos.

Los cambios, hechos después de meses de debate y revisiones, servirán para reforzar muchas de las reglas del departamento.

"Debemos poner énfasis en la santidad de la vida", dijo el superintendente Eddie Johnson en conferencia de prensa, donde detalló las nuevas disposiciones que reconocen que cuando se use la fuerza debe ser de manera "objetivamente razonable, necesaria y proporcional".

Según Johnson, los agentes solamente podrán disparar contra una persona que huye como último recurso y si ven una "amenaza inminente" de muerte o de lesiones graves contra un policía o alguien más.

Antes, un oficial podía disparar su arma en cualquier caso en que el sospechoso huyera tras cometer o tratar de cometer un delito usando un arma. La definición de fuerza letal no se limitará al disparo del arma de reglamento del policía, sino que también se considera letal golpear en la cabeza al sospechoso con un arma, o aplicarle una llave de estrangulamiento.


También se aconseja a los agentes a actuar de manera cuidadosa con las pistolas taser, que disparan descargas eléctricas.

Según se informó en la conferencia de prensa, las autoridades pasaron un año revisando las mejores prácticas de la nación y conversaron con miembros de la comunidad, activistas y agentes de la policía para revisar la nueva política, que según Johnson será más restrictiva que la definición del estado de Illinois.

Cada uno de los 12,000 oficiales deberá tomar un curso para familiarizarse con las nuevas disposiciones. Después, los agentes tendrán una sesión de entrenamiento de cuatro horas que deberá ser completada a principios del otoño de 2017, cuando las nuevas medidas entrarán en vigor.

El Departamento de Policía de Chicago fue investigado por el Departamento de Justicia federal tras la divulgación en noviembre de 2015 de un vídeo en el que se veía al oficial Jason Van Dyke disparar 16 veces contra un adolescente afroamericano de 17 años.

"Queremos ser un mejor departamento para los ciudadanos de Chicago y para los valientes hombres y mujeres que integran sus cuadros", declaró hoy el superintendente.

Lea también:



Recuento del caso Laquan McDonald, el crimen que desató la investigación sobre la policía de Chicago

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:PolicíaGobiernoLocal

Más contenido de tu interés