null: nullpx
Veteranos

Niegan apelación a veterano de guerra de Chicago que lucha por frenar su deportación

Abogados de Miguel Pérez Jr, veterano de origen mexicano y residente permanente de Estados Unidos, planean presentarán una nueva apelación para frenar la orden de remoción.
12 Jul 2017 – 11:09 AM EDT

CHICAGO, Illinois. La apelación para detener la deportación de Miguel Pérez Jr., veterano del ejército quien luchó dos periodos en Afganistán y es residente permanente de los Estados Unidos, fue negada.

Este martes, el veterano de guerra de origen mexicano y su equipo legal recibieron una carta en la que les daban aviso de la orden de remoción.

"Voy a pedir una pausa en la deportación, así tenemos más tiempo para pensar", dijo Chris Bergin, abogado de Pérez al Chicago Tribune, quien aseguró que piensan apelar la decisión y tiene 30 días para hacerlo.

La defensa de Pérez Jr, de 38 años de edad, ha presentado varios recursos legales para detener la deportación del veterano, entre ellos una petición de asilo bajo la Convención de las Naciones Unidas contra la tortura. Estados Unidos acuerda no deportar a personas a países donde podrían ser torturados.

Según activistas de derechos humanos, una vez que los veteranos militares son deportados, son buscados para reclutamiento por cárteles debido a su entrenamiento militar para trabajar en su nombre, y aquellos que no cumplen están en riesgo de sufrir represalías.


En abril pasado, su abogado y la madre del veterano comparecieron ante la junta de clemencia de Illinois para pedirle al gobernador Bruce Rauner que le perdonara e incluso han enviado cartas a Dick Durbin y Tammy Duckworth, senadores federales, en la que les piden a ambos que intercedan por el mexicano.

Su abogado también solicitó servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos que le otorgaran a Pérez la ciudadanía retroactivamente cuando se unió al ejército en 2001, antes de cometer el crimen por el que condenado.

En 2008, Pérez fue sentenciado a cumplir 15 años de prisión en el departamento de correcciones de Illinois por fabricar y entregar más de dos libras de cocaína a un oficial encubierto en Chicago.

Tras haber cumplido con siete años de su condena, fue localizado por ICE y fue puesto en procedimiento de remoción.

Según Miguel A. Pérez, padre del veterano, su hijo —quien quedó sordo de un oído—, tocó fondo al salir del ejército y habría sido diagnosticado con trastorno de estrés postraumático.

De ser deportado, Pérez Jr. no tendría acceso a los medicamentos que está usando para tratar su trastorno de estrés severo y lesión cerebral. Además, no tiene familia inmediata en México con la que pueda vivir y no conoce ya el país, donde no vive desde que tenía ochos años edad.

En una entrevista realizada por el Tribune ayer en el centro de detención de Wisconsin donde se encuentra, Pérez dijo al medio que aún tiene la esperanza de que los senadores que apoyan su caso intervendrán en su nombre y detendrán su deportación a México.


Pérez dijo al periódico que luchó para mantener varios empleos después de que regresó a Chicago después de su servicio militar y que buscó tratamiento en el hospital para veteranos en Maywood, donde los médicos le diagnosticaron trastorno de estrés postraumático.

Se suponía que debía regresar al hospital para realizar más pruebas, pero mientras tanto se volvió a conectar con un amigo de la infancia que le proporcionaba drogas y alcohol gratis y fue con ese amigo con quien entregó la cocaína al oficial encubierto.

Pérez, quien tiene dos hijos ciudadanos americanos, dijo al Tribune que creyó equivocadamente que se hizo ciudadano estadounidense cuando prestó juramento para proteger a la nación, pero sus superiores militares nunca se ofrecieron a ayudarle a acelerar su ciudadanía.

Y que descubrió el descuido cuando fue convocado a la corte de inmigración poco antes de su liberación del Centro Correccional Hill en Galesburg. En lugar de dirigirse a Chicago, Pérez fue puesto bajo custodia de ICE y trasladado al centro de detención de Wisconsin para inmigrantes que esperaban ser deportados donde se encuentra desde 2016 en la espera de la resolución de su caso.


En fotos: Veteranos de guerras estadounidenses que viven del lado mexicano del muro

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés