null: nullpx
Policía

IPRA recomienda que tres agentes de la policía de Chicago sean despedidos

La Dirección de Revisión Independiente de la Policía determinó que los oficiales realizaron disparos no justificados.
27 Jul 2016 – 1:17 PM EDT

CHICAGO, Illinois. La Dirección de Revisión Independiente de la Policía (IPRA) recomendó que tres oficiales de Chicago involucrados en disparos injustificados deben ser despedidos.

Mia Sisac, portavoz de IPRA dijo que la recomendación fue enviada la semana pasada a Eddie Johnson, superintendente de la policía de Chicago y que Johnson tiene 90 días para estar de acuerdo con la recomendación del IPRA o sugerir otra medida disciplinaria.

De acuerdo con el Chicago Sun Times, el asunto será revisado en última instancia por la Junta de Policía de Chicago.

Los tres oficiales están implicados en dos casos distintos. Sin embargo, en ambos casos IPRA descartó que los oficiales estuvieran en peligro cuando dispararon sus armas.

El primer caso está relacionado con Antwon Golatte, 37 años de edad, quien recibió un disparo en el abdomén cuando trató de alejarse de oficiales que trataron de detenerlo.

Los hechos sucedieron en febrero del 2015 y los oficiales declararon que le vieron hacer una compra de drogas en Roseland y que Golatte se negó a salir de su camioneta y trató de escapar. Fue entonces cuando dos agentes abrieron fuego contra el vehículo e hirieron a Golatte.

No obstante, la trayectoria de las balas demostró que casi todos los disparos fueron hechos desde ángulos que indican que Golatte conducía lejos de los oficiales, que eran una distancia segura y que se alejaba, según un informe de IPRA.

Golatte fue acusado de asalto agravado con un vehículo de motor, y los cargos siguen pendientes.

La policía de Chicago dijo al medio que los dos agentes implicados en el tiroteo del Golatte siguen en servicio.

Por su parte, L. Chris Stewart, abogado del caso dijo al Sun Times, que esos oficiales son Harry Matheos y Jaime Gaeta, y que entre los dos tienen 34 quejas ciudadanas contra ellos.

El segundo tiroteo está relacionado con la muerte de Ryan Rogers de 27 años de edad.

En marzo del 2013, un oficial disparó contra Rogers en los suburbios al sur de Hazel Crest, mientras la policía le estaba vigilando. En ese momento, la policía dijo que Rogers supuestamente golpeó con su camioneta a otro vehículo mientras intentaba escapar de la escena y un oficial temió por su vida.

La familia de Rogers ya ha llegado a un acuerdo con la ciudad por $1 millón.

Lea también:


Más contenido de tu interés