null: nullpx
Juicios

Estos mexicanos lograron ser exonerados por un crimen que no cometieron. Pero ahora enfrentan la deportación

La libertad duró poco para dos inmigrantes mexicanos que pasaron cerca de 20 años en una prisión de Illinois. Un juez dictaminó que sus confesiones fueron obtenidas bajo coerción, pero al salir de la cárcel fueron arrestados por ICE.
2 Feb 2018 – 09:44 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

CHICAGO, Illinois.- Los mexicanos Gabriel Solache y Arturo De León Reyes pasaron cerca de 20 años en prisión acusados de doble asesinato. Un crimen que nunca cometieron.

En diciembre, lograron ser exonerados, después de que un juez de Illinois dictaminó que era probable que sus confesiones hubieran sido obtenidas bajo coerción.

Sin embargo, la libertad les duró poco. Fueron detenidos de inmediato por el Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) debido a que ingresaron al país de manera ilegal.

Gabriel Solache fue liberado este viernes después de estar un mes detenido en un centro de Inmigración en Kenosha, Wisconsin, pero aún no puede cantar victoria. Todavía está en peligro de deportación. De León aún está bajo custodia en el centro de detención de ICE en Wisconsin

Andrew Vail, abogado de De León dijo no estar seguro de que su cliente haya siquiera logrado cruzar la cerca afuera de la prisión. "Sé que él vio los rayos del sol sin esposas y pudo ver un parque y todas esas cosas por primera vez desde hace mucho tiempo", indicó Vail a la agencia de noticias AP.

Cargando Video...
Latino que pasó 23 años en prisión por un asesinato que no cometió demanda al exdetective Reynaldo Guevara y a Chicago

Solache y De León se encuentran entre los reos que han liberados porque sus casos fueron manejados por el exdetective Reynaldo Guevara.

Guevara, de 73 años y jubilado, ha estado relacionado con decenas de casos de falsificación de testimonios, amenazas e intimidación de personas que fueron acusadas de homicidio entre los años 80 y comienzo de 2000 en Chicago. No obstante, se ha apegado repetidamente a la Quinta Enmienda para guardar silencio cuando ha sido llamado a responder a las afirmaciones de los acusados.

Hizo lo mismo el año pasado en una audiencia para el caso de Solache y De León, pero esta vez los fiscales le otorgaron inmunidad con la esperanza de que su testimonio pudiera mantener intactas las condenas.

Pero las respuestas de Guevara a todas las preguntas fue que no recordaba y se rehusó a revisar sus previos reportes policiacos a fin de refrescar su memoria, lo que causó molestia en el juez James Obbish, que en diciembre desechó las confesiones y llamó las declaraciones de Guevara "mentiras descaradas".

Nunca hubo pruebas en su contra

La policía arrestó a Solache, De León Reyes y Adriana Mejía por el asesinato a puñaladas de Mariano y Jacinta Soto en 1998. Presuntamente, la pareja fue asesinada para que Mejía pudiera robar a su bebé, y ella dijo a la policía que Solache y De León fueron sus cómplices, de acuerdo con documentos de la corte.

Mejía aseguró que los hombres fueron quienes cometieron el doble asesinato, pero nunca fueron encontradas huelas dactilares ni evidencias de ADN que los ligara con el crimen. Y las únicas prendas de vestir que tenían manchas de sangre eran de Mejía. La mujer cumple una sentencia de cadena perpetua.

Solache y De León se conocían reamente poco entre ellos y conocían poco a Mejía antes de ser arrestados. Vivieron juntos como compañeros de cuarto, junto con el esposo de Mejía y otro hombre. Tampoco conocían a la familia Soto.

De vuelta a México

De León aún está bajo custodia en el Centro de Detención de ICE en Wisconsin, mientras el gobierno toma una decisión sobre una apelación, lo que tardará unas tres semanas más. El hombre ha aceptado regresar voluntariamente a México, pero todavía está bajo la custodia de ICE, ya que los funcionarios de inmigración han apelado su solicitud de fianza.

Por su parte, Solache pagó una fianza de 7,500 dólares y salió este viernes por la tarde.

De acuerdo con el diario Chicago Sun Times, Solache, quien llevaba una sudadera del equipo de los Cachorros de Chicago, indicó que no tenía planes para su primer día libre desde 1998. "Solo voy a disfrutar de mi libertad", dijo Solache según el medio.

Karen Daniel, su abogada, se quejó de que la liberación de Solache bajo fianza se retrasó por el supuesto intento de los funcionarios de inmigración de convencer a un juez de que los hombres era una amenaza para la seguridad pública, usando como evidencia las confesiones que dieron a Guevara.

Solache ya no tiene familia en los Estados Unidos y tiene la intención de regresar voluntariamente a México después de resolver sus asuntos en el país, dijo Daniel según el Sun Times.

Hasta el momento, ni Solache ni De León han intentado calificar para una visa U, que es un estatus de residente legal ofrecido a inmigrantes que han sido víctimas de crímenes.

De acuerdo con la defensa los dos hombres presentarían demandas contra la ciudad y Guevara por sus condenas, pero la probabilidad de que ambos regresen a México en pocas semanas complicaba las cosas.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés