null: nullpx
Bakersfield

Los proponentes de las gallinas urbanas de Bakersfield no se dan por vencidos

Como muchos temían, el ayuntamiento de Bakersfield acordó la semana pasada la derogación de la ordenanza que permitía el establecimiento de pequeños gallineros en las áreas residenciales de la ciudad. Pero para los partidarios de las gallinas urbanas este no es el final de la historia.
8 Feb 2021 – 06:12 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Como muchos temían, el ayuntamiento de Bakersfield acordó la semana pasada la derogación de la ordenanza que permitía el establecimiento de pequeños gallineros en las áreas residenciales de la ciudad. Pero para algunos este no es el final de la gallinas urbanas de Bakerfield. La ordenanza había sido aprobada en septiembre de 2020.

Pero los partidarios de los gallineros de traspatio de Bakersfield no se dan por vencidos en lo que fue una larga batalla, y prometen que volverán al ayuntamiento con un nuevo esfuerzo para la legalización de los gallineros urbanos.


Estos gallineros fueron vistos como una excelente oportunidad para que los residentes de la ciudad pudiesen ahorrar y hasta hacer algo de dinero en un momento en que la gran mayoría de los ciudadanos enfrentan grandes dificultades económicas por causa de la pandemia del coronavirus.

Según el Departamento de Servicios de Desarrollo de Bakersfield, uno de los organismos oficiales que proponían la medida, la legalización de las gallinas urbanas dentro de las zonas R1 daría la oportunidad de establecer cooperativas en al menos 85,335 parcelas dentro de la ciudad.

La ordenanza también contaba con restricciones para proteger la calma y la salud de los ciudadanos. Por ejemplo la cría de gallos estaba prohibida, ya que son ruidosos y cantan temprano en la mañana, y se establecía un límite máximo de 12 gallinas, dependiendo del área del patio trasero.

No fueron pocos los residentes que adoptaron los gallineros urbanos en sus residencias, lo cual fue visto como una manera de producir alimentos de forma independiente durante la pandemia de coronavirus.

Pero, incluso aún antes de que la ordenanza entrara en vigencia, un grupo llamado Ciudadanos por la Preservación de las Zonas R-1 demandó a la ciudad, alegando que la ciudad violó la Ley de Calidad Ambiental de California, o CEQA por sus siglas en inglés, al no haber hecho un estudio ambiental antes de aprobar las ordenanzas sobre gallinas.

A principios de noviembre, y sin dar oportunidad a que un juez pudiera fallar sobre los méritos del caso, el ayuntamiento de Bakersfield ordenó al fiscal de la ciudad tramitar una orden de restricción temporal contra la ordenanza, a fin de ahorrarse los honorarios de los abogado y otros costos judiciales antes de tomar una decisión final sobre el caso.

Dicha decisión fue tomada el pasado miércoles 3 de febrero, resultando contraria a las gallinas. Los proponentes de las gallinas de traspatio sin embargo tienen alternativas, y todas comienzan con el cumplimiento de la normativa de la CEQA, llevando a cabo el estudio ambiental.


Reacciona
Comparte
Publicidad