null: nullpx
Bakersfield

Bakersfield suspende temporalmente autorización para mantener gallineros en la ciudad

Originalmente, muchos residentes de la ciudad expresaron su apoyo a los gallineros, ya que permitían la utilización de sus propiedades para obtener independencia alimentaria y fomentaban el compañerismo.
19 Nov 2020 – 08:24 PM EST
Reacciona
Comparte
Los gallineros urbanos residenciales de Bakersfield van a tener que esperar. Crédito: Justin Sullivan/Getty Images

La ciudad de Bakersfield pisó en seco el freno para su ordenanza que permitía el establecimiento de gallineros urbanos en las áreas residenciales de la ciudad. Al menos por el momento.

En septiembre pasado, en una cerrada votación de 4 contra 3, el ayuntamiento de Bakersfield dio luz verde para que las familias de la ciudad criaran hasta 12 gallinas en casas unifamiliares, venciendo una férrea oposición de ciertos sectores de la población, incluyendo la asociación local de corredores de bienes raices.


O al menos eso era lo que se creía. Este jueves, el ayuntamiento ordenó al fiscal de la ciudad de Bakersfield tramitar una orden de restricción temporal contra la ordenanza, en respuesta a una demanda judicial presentada por la organización Ciudadanos para la Preservación de Zonas R-1. La orden de restricción significa que los residentes n o podrán criar ni mantener gallinas dentro de las áreas residenciales.

La ordenanza original permitía un número escalado de gallinas en cada propiedad dependiendo del tamaño del terreno. Los gallineros residenciales podrán tener desde cuatro gallinas en propiedades donde el gallinero está a 10 pies de distancia de un edificio residencial distinto a la residencia de los dueños del gallinero. Para poder criar el máximo de 12 gallinas los gallineros residenciales deberán estar a un mínimo de 30 pies de distancia de la residencia externa más cercana.

En aquel momento muchos residentes de la ciudad expresaron su apoyo a la aprobación de la ordenanza, la cual consideraban beneficiosa ya que permitía la utilización de sus propiedades para obtener independencia alimentaria y fomentar el compañerismo. La medida prohibía la tenencia de gallos para que no creciera indiscriminadamente la población de las aves, y para evitar el ruido en los vecindarios. A diferencia de los gallos, las gallinas solo cantan cuando ponen huevos, algo que nunca hacen de noche.

Los funcionarios de la ciudad dijeron que la orden de restricción ahorraría a los contribuyentes los honorarios legales asociados con el litigio mientras se llega a un acuerdo.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:BakersfieldAnimalesAlimentosDemandas