null: nullpx
Vinos

Comprar vino en línea: más glú glú glú, menos blah blah blah

Las tiendas de vino en línea han hecho más amigable la experiencia de compra, tanto para el conocedor como para el principiante.
29 Mar 2016 – 4:49 PM EDT

El vino es un caso peculiar de compra: a diferencia de la ropa, que te pruebas o que tocas y estrujas para comprobar su calidad, al vino lo llevas a casa un poco a ciegas. No sabrás si te gusta hasta que lo destapes... y ya no puedas devolverlo.

Pero no te preocupes, ya hay gente que recorre ferias de vino para ti. Gente que se la pasa catando hasta que la boca se le pone morada, que se desplaza hasta zonas productoras para encontrar esas etiquetas que bien valen viajes e inversiones y que cura cuidadosamente sus selecciones para que tú encuentres una muestra decorosa en los anaqueles de alguna tienda.

Por eso antes (cuando existían los cassettes, por ejemplo) el esquema tradicional de las tiendas especializadas funcionaba tan bien. Comprar vino —tomarlo, de hecho— era algo que alguien tenía que enseñarte, ya fuera el 'iniciado' de la familia o el vendedor de la tienda. Te hacías de los gustos de otros hasta que a fuerza de ensayo y error podías formarte un criterio de selección propio.

Hoy existen otras formas de comprar vino. Llamemos a la nueva modalidad "venta 2.0" (para hacer alusión a la vida en apps). La venta 2.0 del vino que inició como la simple puesta en línea de un catálogo, evolucionó e hizo más breve la transacción. Hoy hay sitios especializados —con inventarios de miles de etiquetas— cuyas herramientas te permiten especificar la búsqueda hasta reducir al máximo las posibilidades de frustración ante un producto que resulte inferior a tus expectativas.

En wine.com, por ejemplo, puedes “chatear con un experto” con nombre y apellido (no un robot) que, tras un breve interrogatorio para conocer tu código postal, tu presupuesto, la ocasión para la que buscas el vino (boda o celebración) y otros detalles por el estilo, te ayuda a re dirigir tu búsqueda con resultados más específicos. Aunque al final termines topándote con las fichas técnicas de unos vinos, será más fácil elegir entre una muestra de cinco opciones que entre una de tres mil.

La venta en línea también ha "desacartonado" al producto, le ha bajado unas rayitas al halo snob que suele rodear al vino. En el negocio de la venta en línea de vinos es tan bienvenido el conocedor que tiene a su disposición subastas en wineshopper.com, como el incipiente bebedor. Amazonwines es un ejemplo de que la opción está abierta igual para el que busca un best value para 10 dólares (y hasta menos) que para el coleccionista.

Para hacer más entretenido el proceso de experimentación hay sitios como Bright Cellars, una pequeña compañía de emprendedores egresados del MIT que puso en práctica su formación profesional para crear un cuestionario capaz de generar un perfil que aumenta las probabilidades de que a tu puerta llegue una caja de vinos con recomendaciones curadas especialmente para tu gusto. Luego puedes hacer una reseña del vino en línea y volver tu perfil más específico.

Lea también:

RELACIONADOS:VinosShoppingGuía Gastronómica

Más contenido de tu interés