publicidad
National Drink Wine Day

Nuevos vinos, nuevas reglas

Nuevos vinos, nuevas reglas

Hoy existe un movimiento para liberarnos del yugo de la vieja forma de beber vino. ¿Y si aprovechamos el National Drink Wine Day para sumarnos?

National Drink Wine Day
National Drink Wine Day

Por Alonso Ruvalcaba | @alonruvalcaba

El vino está cambiando todo el tiempo, como lo requiere una industria primordialmente creativa, pero da la impresión que la velocidad de los cambios se ha acelerado en los últimos años. La regla es que no hay reglas, dice Bon Appétit. Todo lo que le hacías a tu vino está mal, dice GQ. Hay 12 nuevas reglas del vino, considera Details. Lo innegable es que existe una presión por liberarnos del viejo beber vino: de la nariz respingada, del vocabulario oscuro, de la estricta temperatura, de los precios impagables.

Hay “nuevas” regiones. No son realmente nuevas, claro, pero atraen novedosamente nuestra atención. La región del Douro, en Portugal, conocida por producir oportos, está haciendo tintos de mucho cuerpo, de esos que te llenan la cabeza y el corazón y que puedes comprar por la mitad de precio de uno similar pero hecho en Napa. ( The Telegraph habló el año pasado de “ la Revolución del Douro”.)

Monte Etna, en Sicilia, Italia, viene resucitando de una muerte en vida de casi noventa años, y bien puede ser ‘ the next big thing’. (Hay quien la llama “ la Borgoña del Mediterráneo”. Nunca faltan esas metáforas.) Y un ejemplo local: Walla Walla, en Washington, con sus preciosos Syrah que, según algunos, emulan por temperatura y terruño al viejo Rhône francés. Y olvídense (temporalmente) de Napa y Sonoma: los vinos con onda en California están en Santa Bárbara, Lake County y Anderson Valley. Ah, y los mejores Rieslings de América (¿y el mundo?) pueden venir de Nueva York. Sí, de Nueva York.

publicidad

Nuevos estilos, nuevas condiciones
Hay “nuevos” estilos. El que más ha crecido es el vin nature. Para citar a la escritora y cocinera Renata Lira, “la idea básica [del vino natural] es que no sea el viñatero o el enólogo quien decida el sabor que su vino debe tener, sino que permita que sea el sabor de la tierra el que se imprima en el vino, sin manipularla.” Cero agregados, cero trucos. Los vinos naturales cambian porque cambian. Son vinos inesperados, muchas veces sorprendentes.


Otro nuevo estilo es el del orange wine , vino blanco producido con orujo, la piel de la uva, lo que resulta en efecto en un vino más o menos anaranjado. Busquen los de Red Hook Winery, de Nueva York. ¿Más estilos? Los vinos biodinámicos, cultivados sin insecticidas y coordinados con los ciclos lunares, no paran de crecer, y ahí vienen los espumosos naturales (petillant naturel o Pet-Na), bajos en alcohol, chispeantes: puro funk. Otra vez: ninguno de estos estilos es realmente nuevo —el espumoso natural es, de hecho, una de las formas más antiguas de hacer vino—, sólo que ahora los vemos bajo una nueva luz.

Hay “nuevas” condiciones. La más importante es esta: bájale al alcohol. No tú, lector, sino tú, enólogo. En la década pasada el péndulo del alcohol alcanzó un pináculo, impulsado en parte por la crítica (en especial por Robert M. Parker) y en parte por los enólogos trotamundos for hire (en especial por Michel Rolland). Llegó a haber tintos de 17 grados de alcohol. Pero nos hacían quedarnos dormidos a la mitad de la comida. Qué refrescante la bajada de alcohol de los últimos años, con apariciones de tintos de 11, 10 grados. Enólogos del mundo, gracias por escucharnos.

publicidad

Por último, sí hay una nueva regla: que cada quien haga lo que quiera. Es el triunfo del gusto. Tintos fríos, tintos con cocacola, blancos tibios, blancos con hielo, con frutas, con agua mineral. Maridajes inesperados, chocantes, divertidos, arbitrarios, copas o vasos o mason jars. Sideways, la película, hizo mucho por nosotros cuando su protagonista decidió comerse esa hamburguesa cualquiera con su botella de Château Cheval Blanc 1961. ¿Por qué no? Creer que el Gran Vino sólo marida con la Gran Comida es dejar de lado el efecto democratizador de toda industria humana: la mano del hombre es en esencia la misma que entra en la factura de un sándwich de Arby’s que en la de la recolección de uva en Burdeos. Chamba es chamba. Replanteo: no es el triunfo del gusto, es el triunfo del placer.


Cocina recomienda:

Relacionado
Vino tinto
Los vinos para iniciar el 2016
Para agregar a tu lista de deseos: vinos de Portugal y Sudáfrica.
publicidad
publicidad
El festejo tiene como objetivo honrar el papel que han desempeñado los inmigrantes en la formación y diversidad de la vida en Estados Unidos. Durante el mes se tiene planeado compartir historias de superación de individuos, familias y comunidades.
Según cifras de los centros de control de enfermedades, más de 5,000 jóvenes entre 10 a 24 años de edad intentan quitarse la vida diariamente. La directora del taller aseguró que la meta es proporcionar información a los padres para que estén alertas sobre cierto tipo de comportamientos de los jóvenes.
A través de una campaña procuran que se tome conciencia sobre el valor cultural de estas obras plasmadas en paredes del barrio. Organizadores de la iniciativa esperan conseguir una ordenanza local que garantice la protección de estos espacios.
La propuesta sin precedentes fue hecha por el presidente de la aerolínea de bajo costo más popular de Colombia. Lo insólito es que algunos prefieren viajar así si el pasaje les cuesta menos.
publicidad