null: nullpx

¿Cómo llamaremos a Bill si Hillary Clinton llega a la Casa Blanca?

Si Clinton se convierte en la primera presidenta de EEUU, nadie está muy seguro de cuál será la forma correcta de dirigirse a su esposo. ¿Primer caballero?, ¿señor presidente? El dilema protocolario está servido.
3 Nov 2016 – 7:44 PM EDT

Si Hillary Clinton gana las elecciones del próximo 8 de noviembre y resulta elegida la primera presidenta de Estados Unidos, su llegada a la Casa Blanca planteará varias incógnitas protocolarias: ¿Cómo la llamaremos a ella? ¿Y a su esposo Bill Clinton? ¿Qué pasará con la oficina de la primera dama?

Madam President

El primer problema parece poderse resolver con un apelativo que ya se ha lucido en rosadas camisetas durante esta campaña: 'Señora presidenta', en inglés 'madam president'. Se trata del mismo formalismo que se usó cuando Clinton desempeñó su cargo como secretaria de Estado. Entonces, se la denominaba 'señora secretaria'. Aunque algunos aseguren que la palabra 'señora' puede resultar una fórmula un poco pasada de moda, parece el destino natural para denominar un cargo siempre ocupado por hombres.


Opción 1: Señor Clinton

El segundo problema, el de cómo se va a llamar a su marido, nos deja en un terreno un poco más pantanoso. Bill Clinton sería el primer hombre en ocupar ese rol en la Casa Blanca. Pero su caso tiene un nivel más de complejidad: al haber sido presidente, título que en EEUU se mantiene de manera vitalicia, ostentaría el mismo cargo que su recién elegida esposa. Muchas confusiones podrían producirse de ser presentados en un evento como 'presidenta Clinton' y 'presidente Clinton'.

Algunos expertos como William Seale, autor de 'The President's House', le han explicado a medios como Mashable que el asunto se resolvería de conformidad a la posición que cada uno encarna hoy en día. Así, Seale sugiere que mientras Hillary Clinton mantendría su título de 'presidenta Clinton', su consorte sería llamado 'señor Clinton', ya que Hillary ostentaría una posición más alta que él.

Opción 2: Señor gobernador

La guardiana de las buenas maneras The Whashington Post, ‘Miss Manners’, también fue consultada sobre esta materia. Su respuesta fue aún más práctica: Bill Clinton respondería al apelativo de 'señor gobernador', último cargo que desempeñó antes de su regreso a la Casa Blanca. Hay un precedente: George Washington fue también conocido como 'general Washington'.


Opción 3: 'First dude' o 'primer voluntario'

De cualquier manera, primera dama es un sobrenombre, no un título oficial, por lo cual podría someterse a un fácil rebautizo, aunque la idea de llamar a Bill Clinton ' primer caballero' o 'primer señor' para muchos resta mérito a su pasado político. En días pasados, en el show de Jimmy Kimmel, la misma Hillary Clinton dio algunas pistas de cómo, al menos, ella llamaría a Bill: ' Primer amigo' (en inglés 'first dude') o 'primer compañero' (en inglés 'first mate'). Sin duda dos títulos que van más allá del protocolo y parecen poner de manifiesto el rol que Hillary espera que su marido cumpla durante su mandato.

El propio Bill Clinton ha expresado su preferencia sobre este dilema. En una entrevista sugirió que se le llamara ' primer voluntario'. "Espero ser el mejor trabajador sin sueldo para ella", añadió en broma.

Chelsea Clinton, ¿primera dama en funciones?

Una vez en la Casa Blanca, las primeras damas suelen emprender sus propios programas: asuntos relacionados con la infancia, con políticas de alimentación o de empoderamiento femenino. También son las encargadas de tomar decisiones sobre asuntos protocolarios en cenas de Estado o de administrar el complejo asunto de la decoración de la Casa Blanca, un rol que no sabemos si Bill Clinton asumirá. Ese papel, vaticinan algunos expertos, podría ocuparlo Chelsea Clinton, quien vendría a encarnar los verdaderos roles de primera dama.

Estas dudas serán resueltas por la Oficina General de Protocolos una vez se conozca quién es el nuevo presidente de Estados Unidos.

Pero las funciones que cumplirá Bill Clinton en su posible nueva posición en la Casa Blanca parecen más difícil de ajustar. Hillary Clinton tendrá que decidir si, como vaticinó en mayo, Bill Clinton se centrará en labores relacionadas con la creación de trabajo y proyectos económicos, o si, por el contrario, como lo recomiendan muchos politólogos, mantendrá un perfil bajo.

Por su parte, Hillary Clinton se ocupará del huerto que deja la primera dama actual, Michelle Obama. El destino de tan cuidado jardín podría, sin embargo, quedar en las manos de la primera dama Melania Trump. Si esto sucede, cualquier enredo protocolario quedaría también resuelto.

Publicidad