null: nullpx
Relaciones Personales

¿Todos seremos cyborgs?

Los cyborgs, mezcla de humanos y máquinas, se vuelven una realidad.
23 Mar 2016 – 1:05 PM EDT

Un día, siendo niño, el canadiense Rob Spence perdió uno de sus ojos mientras jugaba con la pistola de su abuelo. Al crecer le fue implantado un ojo artificial que usó por años, pero en 2008 decidió sustituir la prótesis por una cámara inalámbrica, con apariencia natural. La cámara no está conectada a su cerebro, lo que implica que no puede ver con ella, pero ciertamente puede filmar… solamente con mirar. Las ventajas de ello se deducen si entendemos que la vocación de Spence es, sí, hacer películas. Desde entonces se hace llamar Eyeborg y su proyecto fue nombrado uno de los 50 mejores inventos de 2009 por la revista Time. ¿Suena a ciencia ficción? Tal vez. Lo cierto es que cada vez más los cyborgs, mezcla de humanos y máquinas, se vuelven una realidad palpable.


El término cyborg nació en la década de 1960 y fue usado por la NASA para referirse a las adaptaciones que los astronautas requerían para sobrevivir en el espacio. Sin embargo, con el avance de la tecnología hoy la palabra designa la adaptación de tecnología en el cuerpo humano para fines tanto médicos (implantar una pierna biónica a quien se la amputaron) como recreativos (potenciar el tacto en un videojuego) y hasta de mayor agudeza de los sentidos (injertar un sensor ultrafino en un oído sano, para poder escuchar lo que ocurre a cientos de metros de distancia). Así, todo indica que pronto será posible que a una persona atada a una silla de ruedas se le pueda colocar un exoesqueleto (esqueleto externo) y así logre correr más rápido que el ganador de las Olimpiadas. O sustituir un ojo sano por uno robótico, que además de las funciones normales permita detectar bacterias.

The Six Million Dollar Man

Cuando yo era niña me emocionaba ver en televisión The Six Million Dollar Man: era la historia de un astronauta que a consecuencia de un accidente perdía la visión de un ojo y además debían amputarle ambas piernas y el brazo derecho. Entonces, sus miembros perdidos eran reemplazados por partes cibernéticas que le deban algo así como superpoderes: el nuevo hombre tenía visión telescópica y una fuerza descomunal, además de correr tan rápido como un auto de carreras. Bueno, pues si en su momento los creadores del programa deben haber sido tomados por unos ingenuos, ahora más bien serían revalorados como visionarios. Aquí las pruebas: la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA, por sus siglas en inglés) trabaja en el proyecto Diseño del Sistema de Ingeniería Neuronal, que consiste en implantar chips minúsculos en los cerebros de los soldados norteamericanos, con el fin de que se conecten con las computadoras y así se agilice “el canal entre el cerebro humano y la tecnología moderna”. El plan piloto requiere la interacción de expertos en disciplinas como neurociencia, biología sintética, electrónica, fotónica, tecnología médica de punta, entre otras, pero no parece que nada lo detenga.

Y hay más. El doctor Chris Hables Gray, profesor en la Universidad de California en Santa Cruz y experto en cyborgs, señala que ya se han realizado experimentos en los que a través de un haz de luz se implanta en ratas una memoria artificial, misma que puede ser desactivada con una emisión de luz distinta. Asimismo se hacen experimentos para poder activar o desactivar la agresividad y el impulso sexual. En un futuro próximo, eso podría realizarse en seres humanos, dice, lo que por un lado es fascinante, pero por otro pone sobre la mesa temas éticos complejos: ¿en qué casos sería aceptable apagar a conveniencia la memoria o la libido de una persona?

Cuestión de política

Como en todo, también aquí la política juega un rol. El candidato Zoltan Istvan, quien aspira a ser presidente de los Estados Unidos (pero es suficientemente realista como para saber que sus posibilidades son cercanas a cero), tiene como una de sus banderas la tecnología transhumanista. De hecho, él afirma que la nueva fase del ser humano ya está a la puerta y consiste en que todos nos convertiremos en cyborgs. En un artículo que publicó en la edición especial Cyborg de The Kernel a principios de este 2016, Istvan comenta que en Virginia Commonwealth University conoció a unos biohackers, es decir, científicos que buscan cómo implantar tecnología en sus propios cuerpos. En este caso, los investigadores intentan implantar células vegetales de fotosíntesis en sus cuerpos. Su idea es que, de lograrlo, podrán procesar los rayos solares y producir energía para vivir, una opción que si se aplicara de golpe podría solucionar el hambre en el mundo.


Istvan elaboró la Carta Transhumanista de Derechos, misma que recientemente entregó en el edificio del Capitolio. Es una especie de bill of rights de los cyborgs, que toma en cuenta las nuevas realidades a las que comenzamos a enfrentarnos y que pronto serán cosa cotidiana. Por ejemplo, busca legalizar toda experimentación que una persona quiera realizar en su cuerpo, siempre y cuando no lastime a otros. Así, promueve que si alguien quiere cortarse el brazo para implantarse un brazo robótico pueda hacerlo. Lo mismo, si otro desea injertar en su cerebro un minúsculo electroencefalograma, para aprovechar a fondo la inteligencia artificial.

Por otro lado, la Carta señala como un crimen detener el avance científico que no implica riesgo para las personas. Así, reticencias religiosas, culturales y étnicas no podrían frenar el trabajo de los científicos. Y es que Istvan parte del principio que, de una forma o de otra, todos terminaremos por convertirnos en cyborgs para resolver problemas médicos o potenciar nuestras capacidades. De momento, la Carta Transhumanista de Derechos está en poder de la senadora demócrata Barbara Boxer, pero la intención es que pronto sea presentada en las Naciones Unidas.

Aquí sí no parecería aplicar aquello de “no hay nada nuevo bajo el sol”. Todo indica que, por el contrario, hay muchas, muchas novedades que no van a dejar de sorprendernos.

Si te interesa el tema, te recomendamos la serie Humans: https://youtu.be/zr3pzYThiKk

Más contenido de tu interés