publicidad
Los instintos maternales de esta perrita son bastante fuertes.

Perra y gatito protagonizan una historia de supervivencia animal y amor

Perra y gatito protagonizan una historia de supervivencia animal y amor

Una perrita le salvó la vida a un gato que se quedó huérfano al darle de la leche que ella misma producía.

Los instintos maternales de esta perrita son bastante fuertes.
Los instintos maternales de esta perrita son bastante fuertes.

Una pitbull callejera fue encontrada en las calles de Texas, Estados Unidos, mientras criaba a un minino indefenso y huérfano. Lo mantenía cálido y alimentado con su propia leche.

La nueva familia fue descubierta por un grupo de rescate animal. Al verlos, en un principio creyeron que se trataba de un cachorro. Al observar de cerca, se percataron de que este en realidad era un gato de no más de un par de días de vida. El pequeño succionaba una de las tetillas de la perra.

El veterinario Dr. Rick Hamlin atendió a los animales cuando fueron llevados al Mercy Animal Clinic en Dallas.

“En mi carrera de 28 años, nunca había visto algo así”, dijo Hamlin al portal The Dodo. “¡Dios mío! Encontrar esto en el mundo silvestre, que una pitbull y un gatito se hayan encontrado el uno al otro y estén conectados de la forma en que lo están, es algo realmente impresionante”.

publicidad

Gracias a que el grupo de rescate animal llegó en el momento preciso, tanto la can como el minino se encuentran en un estado óptimo de salud.

Al examinar a la nueva madre adoptiva, Hamlin se percató de que la leche de la animal se encontraba seca ya; por ello la clínica comenzó a darle biberón al pequeño.

Ella se niega a perder de vista a su ‘cachorro’.

publicidad
publicidad
Cámaras en el recinto de la osa Wolodja de Tonja de seis años muestran el nacimiento del segundo ejemplar de oso polar en el Parque de Vida Silvestre de Berlin. Autoridades del lugar informaron que a pesar de que nacieron dos cachorros solo uno sobrevivió.
El curioso felino se encontraba dentro de uno de sus juguetes descansando cuando un segundo llegó por detrás para romper su paz tocándole la cola.
El animal se abrió paso a través de uno de los edificios en el campus sin salir herido o causar algún daño.
El albergue de la calle Front comparte la historia de un niño de 10 años, quien a causa del cáncer le amputaron una pierna y cómo adoptar a un pitbull, también sin una patita, complementó su vida y le ayudo en su proceso.
publicidad