null: nullpx

Todas quieren llevar sweatpants y tacones (pero ¿cómo usarlos en la oficina?)

La sudadera, esa prenda que la moda siempre dice odiar, sale en esta estación del clóset en su versión más sofisticada.
22 Mar 2016 – 5:38 PM EDT

Por Angélica Gallón S. | @univisiontrends

Llevar sweatpants no con tenis y saco hoodie, sino con tacones y chaqueta de lentejuela parecía más que una osadía. Pero desafiar la norma, ir en contravía de lo que sentencia el sentido común, parece ser la regla que direcciona la moda por estos dias en donde el atlheisure es el gran regente.

En el pasado, muchas raperas y divas del pop se habían atrevido a usar sus sudaderas con enormes tacones y con brillantes diamantes, pero eso parecía una excentricidad de rockstar. Y hace una temporada diseñadores como Ralph Laurent, Chloé y Eli Saab lo propusieron en sus pasarelas sin mucha esperanza de que se tradujera en las calles.

Sin embargo, gracias a Gigi Hadid, que lo ha vuelto casi su marca personal, así como Tylor Swift lo ha hecho con los crop tops o Kate Moss con sus slip dress-, y a Selena Gómez, que es la nueva gurú del estilo y quien al finalizar el Paris Fashion Week fue en sudadera roja y tacones de Jimmy Choo al aeropuerto, ahora es una verdadera revolución de estilo en las calles.

Muchos le atribuyen el éxito a la marca de sudaderas Vetements que hizo que fuera cool llevar un chandal de mil dólares.

Les damos cuatro maneras de atreverse a llevar esta tendencia sin perder glamur ni darle el chance a nadie en la oficina de que piense que se te safó una tuerca.

1. Excesivamente elegante

Unos sweatpants negros pueden ir perfectos con un buzo de colores recargados y brillo y una chaqueta formal de hombreras. De lo que se trata es de que las piezas que elijas para la parte superior, de inmediato, suban de categoría los pantalones. Si la bota de la sudadera no es recta, sino tiene un resorte que la recoja, busca unos tacones no muy altos del tipo cuadrado o incluso zapatos cerrados.


2. Blazer negro y t-shirt

No hay nada que un blazer negro de buen corte no pueda arreglar (por eso es un básico que todas debemos tener). Esta es una estrategia muy fácil para que ese modelo deportivo emblemático de Adidas, que ha vivido por siglos en el clóset, de repente, se convierta en el más anhelado de los pantalones. Elige una t-shirt de fino algodón, un accesorio brillante y puede ser unas sandalias muy formales y de color que casi se hagan invisibles ante el ancho de la bota de tu sudadera.

3. Busca unos sweatpant, que no sean sweatpants

Si te parece demasiado osado salir en sudadera a la oficina, puedes hacer lo que Nicole Miller y Chloé propusieron inteligentemente en sus pasarelas primaver-verano 2016, comprar unos pantalone formales, de buen material que, sin embargo, tienen el corte, la caída, los bolsillos, la comodidad y hasta la línea lateral de un chandal.


4. Utiliza tacones del mismo color del pantalón

Las más fashionistas como Alexandra Spencer lo encontrarán fácil. Llevarán una chaqueta tipo bomber, emblemática y costosa, y unos delicados tacones del tono del pantalón para conseguir el más sofisticado de los looks callejeros.


Más contenido de tu interés