null: nullpx
conducta del niño

¿Tu hijo es testarudo? Cuando crezca podría tener mucho dinero, según estudio

Publicado 7 Abr 2021 – 05:06 PM EDT | Actualizado 7 Abr 2021 – 05:05 PM EDT
Reacciona
Comparte

Pocas cosas son más frustrantes para las mamás que cuando su hijo no les hace caso. Incluso después de pedirle que haga algo varias veces, el pequeño decide ignorar sus instrucciones y seguir con sus juegos.

La situación se complica aún más cuando esta desobediencia se traslada a la escuela y las quejas de los profesores sobre la falta de disciplina del niño o niña se vuelven frecuentes.

Lo cierto es que en algunos casos esto no tiene nada que ver con la educación en casa, sino que es parte de la personalidad del niño.

Ser testarudo, cuestionar el porqué de las reglas y responder cuando algo no le parece justo pueden ser algunas de sus características.

Antes de que pierdas por completo la paciencia, recuerda que la disciplina positiva es uno de los mejores métodos de crianza para que tu pequeño te haga caso, pues no incluye gritos ni castigos físicos.

Mientras la pones en práctica y comienzas a ver los resultados, hay un dato que tal vez te haga sentir mejor sobre el comportamiento de tu hijo: es probable que, en el futuro, perciba un mejor salario que sus compañeros “mejor portados”.

Así lo reveló un estudio del 2015, publicado por la revista Developmental Psychology.

La investigación se realizó a lo largo de varios años. En la primera etapa se estudiaron a niños de 8 a 12 años y se evaluaron sus rasgos de personalidad no cognitivos, como conciencia académica, voluntad para desafiar a los padres y su sentido de derecho.

Años después, cuando ya eran adultos, los investigadores volvieron a encuestarlos y descubrieron que los que solían desobedecer a sus padres tenían los salarios más altos.

Desafortunadamente, los autores del estudio no pudieron determinar cuál es la relación entre la rebeldía en la infancia y los sueldos mejor pagados en la adultez. No obstante, tienen algunas teorías.

Por ejemplo, que son más competitivos en las aulas y, por ende, obtienen mejores calificaciones. O que al negociar un salario, su necedad los impulsa a pedir más dinero que sus pares.

Aunque también exploraron la idea de que su rebeldía los llevó a hacer cosas poco éticas para conseguir un sueldo mayor.

Por lo pronto, esta información es alivio suficiente para sobrellevar los retos que tener a un niño o niña así representan. Eso sí, siempre y cuando tu pequeño no se pase de la raya contigo u otras figuras de autoridad.

¿Qué opinas sobre esta investigación? ¿Crees que aplicará lo mismo para tu hijo o hija? Cuéntanos en los comentarios cómo lidias con el carácter rebelde y testarudo de tu pequeño o pequeña.

Checa estas historias:

Reacciona
Comparte