null: nullpx
Evergreen

Los tics faciales en la infancia son un síntoma silencioso de la tartamudez

Publicado 29 Oct 2019 – 07:47 PM EDT | Actualizado 29 Oct 2019 – 07:47 PM EDT
Reacciona
Comparte

Existen algunas enfermedades y trastornos que surgen desde la infancia, e identificarlas es importante para poder tratarlas desde una edad temprana. Una de estas afecciones es la tartamudez, ¿cómo detectarla y tratarla en la niñez?

¿Qué es la tartamudez?

Según Mayo Clinic, es un trastorno donde el habla se ve afectada, por lo que no hay una fluidez y continuidad de ésta. Las personas que tartamudean suelen repetir o prolongar una palabra o sílaba. Saben lo que quieren decir, pero tienen problemas para pronunciarlo.

La tartamudez suele comenzar en la niñez y puede continuar en la vida adulta si no es tratada. Además, puede llegar a afectar la vida cotidiana.

Algunos niños tienden a presentar tartamudez durante el aprendizaje del habla y es común que desaparezca después de un tiempo sin necesidad de tratamiento. Sin embargo, es importante diferenciarla de la tartamudez crónica, la cual también se presenta en la infancia y que sí puede continuar en la adultez, lo que puede afectar el autoestima de la persona y la forma de interactuar con otros.

Las causas de la tartamudez aún siguen investigándose, algunas de ellas son anomalías en el control motor del habla o por cuestiones hereditarias y genéticas.

¿Cómo identificar la tartamudez?

La tartamudez se manifiesta a través de varios signos que pueden reconocerse en los pequeños:

- Dificultad para comenzar una palabra, frase u oración.

- Repetición de un sonido, sílaba o palabra.

- Prolongación de una palabra o un sonido dentro de una palabra.

- Tensión excesiva, rigidez o movimiento de la cara o la parte superior del cuerpo para pronunciar una palabra.

- Hablar le causa ansiedad.

Estas dificultades del habla pueden estar acompañadas de otros síntomas visibles:

- Parpadeo rápido.

- Temblor de los labios y la mandíbula.

- Tics faciales.

- Movimientos de cabeza.

- Puños cerrados.

Para identificar si la tartamudez en el niño es crónica y no pasajera, es importante identificar si perdura más de 6 meses, si se ha vuelto más frecuente, si ocurre acompañada de tensión muscular y si afecta su relación con otros o en la escuela.

¿Cómo tratarlo?

De acuerdo con la Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición, la tartamudez crónica debe ser diagnosticada y atendida por un logopeda (también conocido como patólogo del habla o terapeuta del habla) certificado.

Este especialista tratará la tartamudez a través de juegos y ejercicios para mejorar el habla, la respiración y combatir el estrés que el niño pueda experimentar.

Estos tratamientos llevan tiempo, y poco a poco, el niño podrá mejorar su comunicación, y a la vez, aumentar su autoestima y seguridad en sí mismo.

Sigue leyendo:

Reacciona
Comparte